Blog | Cuida tu sonrisa

cuidado dental al envejecer
Hábitos diarios

Sonrisas con Experiencia: los 6 cuidados a tener en cuenta con la edad

El paso de los años es inevitable y el envejecimiento de la boca es un proceso que poco a poco genera cambios en la salud bucodental, como el oscurecimiento y el desgaste de los dientes. Al envejecer, la dentina se vuelve oscura, la sensibilidad dental aumenta y los dientes se vuelven más vulnerables. Hoy te explicamos cuáles son los principales cambios que la madurez provoca en nuestra boca y cómo podemos minimizar sus efectos:

  • Disminución del gusto para algunos sabores.
  • Mayor desgaste de los dientes, dando lugar a dientes afilados, quebradizos y de color más amarillento.
  • Mayor sensibilidad.
  • La mucosa oral se vuelve más frágil.
  • Disminuye la capacidad para masticar y tragar.
  • La piel de los labios (en edades muy avanzadas) se arruga.

Son frecuentes problemas como la atricción (desgaste dental por el contacto de diente contra diente), la abrasión (desgaste por la fricción de un cuerpo externo, como un cepillado excesivo), o la erosión dental (debida a factores como la ingesta de bebidas ácidas, los vómitos frecuentes o el reflujo gástrico).

También tienen una gran repercusión sobre la salud bucal algunos de los  que se toman de forma habitual para patologías sistémicas comunes, como la hipertensión o el insomnio. Algunos de estos fármacos pueden ocasionar una disminución de la saliva que puede provocar sequedad bucal (xerostomía), lo que conlleva un aumento del riesgo de caries, e infecciones bucales ocasionadas por agentes oportunistas como la cándida y otras infecciones orales.

Estos efectos del paso de los años son inevitables, pero podemos frenarlos (al menos en parte) si tenemos en cuenta estos 6 cuidados básicos:

6 Cuidados para cuidar la boca al envejecer: 

  • Cepíllate los dientes después de cada comida con un cepillo de filamentos suaves y pasta dentífrica fluorada. Completar este cepillado con el uso de hilo, cinta, seda dental o cepillos interdentales (mínimo una vez al día) y el enjuague con un colutorio con flúor.
  • Bebe mucha agua, elimina el tabaco por completo y disminuye el consumo de alcohol.
  • Si realizas deporte, minimiza el uso de bebidas energéticas por su acidez y su alto contenido en azúcares y cepíllate los dientes tras las carreras de gran distancia (si tomas geles energéticos, también altos en azúcares).
  • Si realizas deportes de contacto, no dudes en consultar con tu odontólogo sobre el uso de protectores bucales a medida.
  • Si padeces bruxismo, acude al odontólogo para que te aconseje o no el uso de una férula de descarga, según el grado de bruxismo que padezcas.
  • No olvides realizar tus revisiones periódicas en el odontólogo. La prevención es la base para tener una salud bucal óptima.

Siguiendo estos simples consejos conseguirás que tus dientes y tu boca envejezcan en buenas condiciones y mantener una sonrisa radiante y sana.