Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

¡A mi hijo le están saliendo las muelas oscuras!

En ocasiones los primeros molares permanentes erupcionan con la estructura alterada, lo que recibe el nombre de hipoplasia de esmalte. Esta patología se puede manifestar con falta de esmalte y un cambio en el color dental a marrón-anaranjado, algo que, lógicamente, puede alarmar a los papás. Pero, como casi todo, si se detecta a tiempo no tiene por qué ser grave. Hoy vamos a explicar por qué se pueden producir estos defectos en los dientes, y la importancia de que un odontopediatra realice un diagnóstico cuanto antes.

El esmalte dentario es la estructura dental dura y resistente que recubre el diente y actúa como barrera protectora ante el medio externo. La formación del esmalte es un complejo proceso muy regulado, en el que están involucrados muchos genes, y que se lleva a cabo durante un largo periodo de tiempo. Por lo tanto, los defectos en el esmalte pueden producirse como parte de un síndrome generalizado, como un defecto hereditario o incluso por causa de la influencia ambiental.

Según diversos estudios la hipoplasia del esmalte puede estar relacionada con factores muy diversos: déficits nutricionales en la infancia, infecciones severas -especialmente durante el primer año de vida-, infecciones prenatales, problemas renales, fallos en el metabolismo, ingestión excesiva de flúor y factores locales (como infecciones, traumatismos, cirugías e irradiación).

Lo que ocurre es que al alterarse la primera barrera del diente, el esmalte, las muelas que sufren esta patología son más débiles y pueden desarrollar caries con más facilidad. La debilidad del esmalte provoca que estas caries sean muy extensas y de avance rápido. Además, las muelas con amplias zonas de hipoplasia pueden ser sensibles a los estímulos térmicos y mecánicos tan pronto como erupcionan debido al rápido desgaste que se produce. Para intentar minimizar esta sensibilidad se suele acudir a la aplicación tópica de flúor que complementa el tratamiento de la hipoplasia.

Éste tratamiento de muelas que sufren hipoplasia del esmalte va a variar en función del grado de afectación. En caso de que la afectación sea leve, las muelas pueden restaurarse con resinas blancas (composites). En casos de afectación más severa es posible que haya que recurrir a recolocar coronas de cromo-níquel, algo que funcionará como restauración provisional hasta que la erupción total del diente permita realizar un tratamiento definitivo.