Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

A mi hijo le rechinan los dientes

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes, ya sea durante el día o durante la noche. Es más frecuente en adultos, pero también puede darse en niños, y su frecuencia aumenta a medida que se hacen mayores.

Si notas que tu hijo rechina los dientes sin darse cuenta debes llevarle lo antes posible al dentista ya que, si no se trata a tiempo,este problema puede causar que el esmalte y la dentina de los dientes se desgasten hasta romperse. Además, la presión continua puede dar lugar a dolores en la cabeza y los músculos de la mandíbula.

Aunque existen diferentes teorías, las causas principales del bruxismo son las alteraciones dentales como la mala oclusión (encaje incorrecto de las mandíbulas) y la ansiedad..

El tratamiento del bruxismo en niños debe ser lo menos invasor posible, por lo que no suele recurrirse de forma tan frecuente al uso de férulas como en el caso de los adultos. La primera medida a tomar es informar y educar sobre este problema tanto al niño como a los padres. Si el bruxismo se debe a algún problema en los dientes, la solución pasará por corregirlo con el tratamiento indicado por el dentista. Si la causa está en la ansiedad (debido a problemas en casa, en el colegio u otros motivos), se recomienda recurrir a técnicas de relajación o incluso, en algunos casos, buscar el apoyo de un psicólogo infantil.

Si tu hijo es muy activo, es buena idea animarle a hacer ejercicio para que llegue cansado a la hora de dormir. Es mejor evitar programas de televisión que puedan ponerle nervioso por las noches. Un baño antes de acostarse también le ayudará a relajarse y dormir mejor.