Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

Alimentos prohibidos si llevas ortodoncia

Utilizar ortodoncia merece la pena ya que, después de varios años con ella, luciremos una sonrisa perfecta y, sobre todo, sana. Sin embargo, ese tiempo que la llevamos puesta, debemos llevar a cabo varios sacrificios. Uno de los más molestos es no poder comer todo lo que nos gustaría. A continuación, te contamos cuáles son esas comidas que debes evitar a toda costa.

Carne que contenga muchas fibras

Este tipo de carne, como la ternera, es propensa a deshacerse en fibras y quedarse entre los dientes. Existen otras formas de consumir este tipo de carne que pueden resultar menos incómodas, por ejemplo en hamburguesas o albóndigas. También podemos optar por otras carnes con texturas diferentes como la del pollo o el pavo.

Alimentos con textura pegajosa, especialmente dulces

Los alimentos pegajosos más habituales son los dulces: caramelos, chicles, gominolas… En este caso, no son recomendables por dos razones. En primer lugar, porque se enganchan en los brackets y es muy difícil extraerlos y, en segundo lugar, porque suelen tener un alto contenido en azúcar, por lo que pueden favorecer la aparición de caries.

Alimentos crujientes que se conviertan en miles de pedazos

Los frutos secos, las palomitas de maíz, las semillas o el pan tostado son alimentos que, al masticarlos, se rompen en muchos trozos pequeños, lo que favorece que se introduzcan entre dientes y muelas. Si tenemos brackets,será aún más complicado extraerlos.

Alimentos ácidos, enemigos de las llagas

Es muy habitual que los brackets provoquen roces o irritaciones en la boca. Por ello, alimentos ácidos como los cítricos o el vinagre, pueden provocar mucho dolor en contacto con estas llagas, además los ácidos pueden provocar erosión del esmalte y por tanto, facilitar la aparición de hipersensibilidad dental.  Si vas a consumir este tipo de comida, asegúrate de que no tienes ninguna herida en la boca.

Productos picantes

Un caso similar al anterior. Las comidas picantes tampoco son aconsejables, ya que pueden ser contraproducentes y dolorosas en zonas con llagas.

Alimentos duros

Alimentos muy duros, deben trocearse muy bien antes de consumirse. Si los comemos a mordiscos, existen posibilidades de romper algún bracket. Además, hay que ser muy cuidadosos al consumir comidas como bocadillos. En estos casos, también es muy importante partirlo en trocitos y morder con cuidado, para no romper ninguna pieza.

Los alimentos que tienen partes duras, como las costillas, las alitas de pollo o las aceitunas con hueso, deben consumirse con precaución para impedir que los dientes tropiecen con el elemento duro y los brackets se rompan.