Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

Alimentos que cuidan tus dientes en verano

Llega el veranito… ¡Qué ganas teníamos! Con el calor y el buen tiempo cambiamos nuestros hábitos alimenticios. Parece que con cuarenta grados no apetece mucho meternos un cocido entre pecho y espalda y nos apetecen mucho más cosas fresquitas como frutas o ensaladas.

¿Sabías que, además de ser mucho más apetecibles, muchas de las cosas que comemos en verano son maravillosas para cuidar nuestros dientes y encías?

Alimentos que cuidan tu boca:

 

  • EL FLÚOR. Todos sabemos lo importante que es el flúor para nuestros dientes. Pues resulta que esas gambitas y esas sardinas que comemos a la parrilla contienen un montón de flúor. Una razón más para hacer barbacoa en la playa (en los sitios habilitados, ¿eh?). Además contienen Omega 3, que nos ayuda con la inflamación gingival.
  • LA VITAMINA C. Consumir alimentos como el kiwi o limón ayuda sobre todo a nuestras encías, haciendo que estén fuertes  y puedan llevar a cabo el importante trabajo de sostener nuestros dientes.
  • ÁCIDO FÓLICO. Frutas como el melón o bebidas como la horchata cuentan con un montón de ácido fólico y este nos ayuda a que no se nos formen aftas en la boca.  ¡Y están súper ricas!
  • LICOPENO. Se encuentra en el tomate y ayuda a la prevención del cáncer bucal, entre otros.

 

Además, las frutas como el melón o la sandía tienen un alto contenido en agua, que es fundamental para hidratarnos nosotros en general y nuestras mucosas bucales en particular. Son ligeras, muy saludables y ¡entran solas! Y no hay que perder de vista que además nos ayudan a mantener la sonrisa muy blanca.

 

Sin embargo en esta época estival también hay peligros ‘acechando’ los dientes de los pequeños, como por ejemplo estos:

 

Alimentos que no ayudan a mantener una buena salud bucal:

 

  • AZÚCARES. Cuidado con el exceso de azúcares en helados y refrescos., pueden favorecer la aparición de caries, sobre todo si no vienen acompañados de una correcta higiene bucal.

 

  • ÁCIDOS. Los granizados y los refrescos entran solos en verano, pero mucho cuidado con abusar de ellos porque pueden dañarnos los dientes. Podéis tomarlos, está claro, siempre con moderación y por supuesto lavándonos los dientes pasados unos 30-minutos (para que la saliva tenga tiempo de neutralizar los ácidos).

 

Siempre hay que lavarse los dientes. Que sea verano no nos exime de ello ¡al contrario! Tenemos que cepillarnos los dientes después de tomar refrescos y una buena idea es utilizar una pajita porque así el líquido no entra en contacto con los dientes y es menos agresivo. También es importante no abusar del hielo porque esto hace que aumente la sensibilidad dental en caso de padecerla.

 

¿Cómo os las apañáis en verano? ¿Os cuesta más seguir las rutinas de higiene bucal?