Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

Alimentos saludables

Mentiría si dijera que el Piojo come de todo. Mentiría si dijera que nunca me he pillado un “berrinche” a la hora de la comida. El Piojo fue un gran comedor hasta los dos años. Sí, nada más nacer se enganchó a mamar sin necesidad de enseñarle cómo hacerlo, más adelante cuando pasamos a la lactancia mixta porque yo regresaba al mundo laboral lo hizo como si nada. Empezó con la cuchara como si lo hubiese hecho toda la vida. En resumen, nunca puso pegas a nada.

Vivíamos felices, je je je, no dormíamos mucho, porque no era un gran dormilón pero no ponía pegas a la comida. Todo el mundo alucinaba al verlo saborear frutas y verduras, carnes y pescados… Sin embargo, pasados los dos años de pronto entramos en una nueva etapa y llegó el “esto no me gusta, “no me gusta la comida de este color” y la desesperación a la hora de la comida sobre todo cuando tenemos el tiempo justo de comer y volver al cole.

¿A qué le pone pegas el Piojo? A todo aquello que tenga ¡¡¡ojos!!! Sí, como lo están leyendo. Para él es un trauma llegar a la pescadería y ver los pescados. “Mamá, tiene ojos, ¿no te lo vas a comer, verdad?” me preguntaba el otro día mientras esperábamos el turno en la pescadería. Sí, sí, la gente se reía pero a la hora de comer llega la tortura. Salvo la fruta y la verdura todo tiene ojos y no es que el Piojo sea vegetariano, no. ¡Para nada! Le gustan algunas frutas y verduras, pero no es para tirar cohetes. Pero al menos se las come.

¿Cómo hacemos para que coma de todo? Nuestro truco para que coma ha sido sencillo. Ejem, sencillo tras darnos cuenta que si él no sabe lo que come no hay problema. Por ejemplo, no da pegas a comer hamburguesas porque las hamburguesas supuestamente no son ningún animal, je je je. Pues hemos reinventado los nombres de las comidas. Mi Piojo no come escalopes: él come “pampunes”. Sí, sí, bajo ese nombre ridículo, que él mismo dio y no sabemos por qué, se encuentran unos sabrosos filetes de carne empanada ya sea de pollo, ternera o cerdo. Él se los come tan feliz.

Para él el pescado nunca tiene forma de pescado, bien se lo hacemos en hamburguesas, en lomitos o churritos de pescado. Las verduras se las come tan contento en los purés, al igual que las legumbres.  A las pastas y el arroz no le pone pegas, normal, no tiene ojos, je je je je… Y así, al final, conseguimos que tenga una alimentación sana y variada.

En cuanto a los lácteos no puedo poner ni una sola pega, es más, nos saldría rentable comprarnos una vaca porque le encanta la leche, el queso, los yogures pero claro es que la leche no es un animalito que hable, je je je.

Sí, me río pero sé que por ahí van los tiros y aprovecho para quejarme a los señores creadores de dibujos animados. Sí, los niños se ríen con Nemo,  juegan con Peppa Pig y su familia, juegan con Blue y los demás animales. Sí, sí puede parecer una tontería pero yo cada día estoy más convencida que por ahí van las ideas de mi Piojo… ¿Y tu peque come de todo? No olvides que para la salud en general y la salud bucal en particular es muy importante una dieta rica, sana y variada. ¿Cuáles son tus trucos a la hora de la comida? ¡Feliz verano!