Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

¿Besos y bacterias?

Los besos son una de las mayores muestras de romanticismo entre parejas. Con ellos, transmitimos energía, amor, pasión… ¡y bacterias! Una reciente investigación ha concluido que, en un beso de 10 segundos en el que haya contacto completo con la lengua e intercambio de saliva, se transmite 80 millones de bacterias. En esta investigación, se analizaron 21 parejas para asociar sus perfiles microbiológicos en la saliva y la lengua con sus hábitos en cuanto a besos.

Durante la realización del estudio se observó, que las parejas suelen tener una población bacteriana en la lengua más similar que entre personas que no se relacionan. Siendo esta similitud aún más cercana en aquellas parejas que se besan, al menos, 9 veces al día.

Esto quiere decir que, además de intercambiar las bacterias en el momento del beso, éstas encuentran en las superficies de la lengua un lugar para colonizar a largo plazo.

Los datos del estudio nos muestran que cuanta mayor sea la frecuencia de los besos íntimos, mayores similitudes se encontrarán en nuestra boca, especialmente en la saliva, ya que al menos se requiere una media de 9 besos diarios para obtener una similitud superior al 50% en saliva, mientras que si besamos una única no habrán similitudes.

Transmisión de bacterias relacionadas con periodontitis

De acuerdo con la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), una persona con periodontitis posee una gran cantidad de bacterias patógenas, especialmente debajo de la encía y en la lengua, que pueden transmitirse a la pareja a través de los besos.

en una convivencia en torno a los 10 años en la que un miembro de la pareja tiene periodontitis, existe una tendencia de que la otra persona tenga peor salud periodontal tras el transcurso de este tiempo.

Además, analizando las bacterias resultantes de la periodontitis, se descubrió que pertenecían a la misma estirpe, lo que confirma que se lo transmite la pareja.

Más allá de la pareja

Esto no significa que la persona de la pareja que no tenía la enfermedad vaya a desarrollarla ya que, además de que la bacteria tiene que colonizar la otra boca, deben darse además factores genéticos, ambientales, microbiológicos, etc.  

Nuestros hábitos diarios, como un buen cepillado, enjuague bucal y una limpieza interdental, nos ayudará a mantener nuestra boca sana.

Por tanto, todos estos datos demuestran que la saliva contiene gran cantidad de bacterias, que se intercambian fácilmente mediante besos e, incluso, cercanía. A pesar de ello, no es fácil que estas bacterias colonicen la otra boca y, para que ocurra, deben pasar muchos años y darse otros factores de riesgo genéticos y ambientales, entre otros.

Por ello, debemos cuidar nuestra boca en profundidad con una higiene bucal completa, ¡y el uso de cepillos interdentales nos ayudará a mantener la placa a raya!

Para mantener tu boca siempre fresca, no olvides utilizar enjuagues bucales o spray bucal, a parte de eliminar bacterias tendrás un aliento fresco.
Esperamos que la próxima vez que beses a alguien no pienses en las 80 millones de bacterias que estáis compartiendo…

¡Simplemente disfrútalo!