Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

Blanqueamiento dental

 

Seguro que alguna vez al levantarte y lavarte los dientes por la mañana hayas deseado que estuvieran más blancos y más luminosos .

Existe un conjunto de técnicas que pueden eliminar manchas de tus dientes para recuperar el color natural de tu esmalte.

El blanqueamiento de dental proporciona de nuevo a tu sonrisa un aspecto saludable eliminando manchas y alteraciones en la tonalidad dentaria e incluso obtener tonos más blancos.

¿Por qué mis dientes cambian de color?

El tono y pigmento del diente viene determinado genéticamente por el color de la dentina y por el grosor y la composición del esmalte. De forma fisiológica los dientes con el paso de los años y del envejecimiento natural se van oscureciendo. Esto ocurre porque el esmalte es siempre traslúcido y  con el paso del tiempo este se va desgastando y se ve más el color de la dentina. Además, con la edad, la dentina se va oscureciendo.  

Factores como los hábitos alimenticios o de higiene, pero también el consumo de vino, café o tabaco, determinados medicamentos, algunas bacterias, traumatismos, etc. pueden afectar negativamente al matiz de nuestros dientes.

¿En qué consiste el blanqueamiento dental?

Los procedimientos de blanqueamiento dental suelen utilizar sustancias de origen químico. Lo que se pretende es que estas sustancias químicas interaccionen con las manchas, las eliminen y los dientes por tanto se vuelven más blancos y brillantes.

Sin embargo, no todas las manchas son iguales, y por tanto el tratamiento será distinto dependiendo del tipo de mancha, de su localización y también de la profundidad donde se encuentren.

El proceso de blanqueamiento en la clínica dental se basa en un proceso químico que elimina el color mediante la oxidación de las partículas que componen la mancha adherida en el diente. Para ello se suele utilizar un compuesto denominado peróxido de hidrógeno, que se trata de un agente blanqueante, porque consigue regular el blanco que deseas para tu sonrisa.

Los blanqueantes actúan mediante contacto directo sobre las manchas disolviéndolas. Primero el agente blanqueador penetra en el esmalte y consigue combinarse con la mancha y posteriormente disgrega mediante un proceso denominado oxidación.

Existen otros procedimientos como el láser, la luz pulsada (LED) o UV que aumentan el efecto del peróxido o aceleran su acción. Es decir, hacen que aumente la oxidación de las manchas depositadas en el diente y, por tanto, su eliminación.

¿El tratamiento es seguro?

Existen procedimientos que se pueden realizar de forma doméstica, pero tratamientos que utilicen peróxidos a partir de determinada concentración limitada por ley, deben realizarse bajo la supervisión clínica de un odontólogo.

Sin embargo, cabe reseñar que el efecto secundario más frecuente de este tipo de tratamientos es la hipersensibilidad dental.

¿Qué te recomendamos?

La prevención es fundamental para que tus dientes conserven su tono natural, por ello te damos unos consejos:

  • Mantén una higiene correcta después de cada ingesta porque así minimizarás el impacto de la pigmentación alimentaria.
  • Utiliza pastas dentífricas  y enjuagues bucales blanqueantes de uso diario para devolver su color y luminosidad natural.
  • Evita el consumo de tabaco, algunas bebidas carbonatadas o el vino, y algunos alimentos como el curry o la remolacha.

Para conseguir que tus dientes se mantengan con su color natural, la prevención y la higiene diaria son esenciales para conseguirlo.