Blog | Cuida tu sonrisa

Vuelta a la rutina
Hábitos diarios

Buenos propósitos para la vuelta a la rutina

Cuando los días de verano comienzan a llegar a su fin, la rutina nos abraza de nuevo, mientras aún nos estamos despidiendo de las vacaciones. Ésto solo puede significar que septiembre ya ha vuelto con su particular “volver a empezar”…

¿Recuerdas aquella sensación cuando faltaba muy poco para comenzar el nuevo curso escolar? Aquellos nervios, pero de los buenos 😉 ¿Por qué no traer ésta sensación al presente y estrenar septiembre con optimismo renovado? Pensemos en la vuelta a la rutina como una oportunidad, con la ilusión de estrenar un año lleno de posibilidades.

Leyendo estas líneas, ¿tienes la sensación de que septiembre es el nuevo enero? No te equivocas, septiembre se ha convertido en el mes de los nuevos y, por supuesto, buenos propósitos para incluir aquellos cambios o mejoras en nuestra rutina que nos hagan sentir bien a lo largo del “nuevo curso”.

Volver a empezar…

Comencemos desperezándonos, evitando las prisas, despertando con tiempo suficiente para preparar la vuelta sin estrés. Organicémonos, no queramos hacerlo todo los primeros días, realicemos gradualmente las tareas pendientes, evitando que se conviertan en una carga. Ahora, activemos cuerpo y mente: una dieta sana y equilibrada acompañada de la práctica de ejercicio físico de forma regular, influirá en nuestra energía y estado de ánimo.

¡Vamos ahora a por los nuevos propósitos!

De un curso a otro, uno de los buenos propósitos por excelencia es mejorar nuestra salud,  ya sea practicar más deporte, comer más sano, dejar de fumar, etc. Y, por supuesto, mejorar la salud bucodental. Por ello, hoy te traemos algunos propósitos para cuidar de tu sonrisa durante este curso que comienza:

  1. Mejora tu higiene bucodental diaria
  • Mantén tus dientes sanos, cepillándolos 3 veces al día o después de cada comida durante, al menos, dos minutos con un cepillo de dientes (manual o eléctrico).
  • Con el kit de Higiene bucal PHB podrás cuidar tu salud bucal en el trabajo, por lo que realizar los tres cepillados diarios no será un problema.
  1. Cambia tu cepillo cada tres meses

Cuando detectes que tu cepillo ha perdido calidad o efectividad, o al cumplirse tres meses desde que lo compraste, ¡cámbialo por uno nuevo! Así te asegurarás de que tu técnica de cepillado es efectiva.

  1. Dieta sana = boca sana

La tan conocida expresión «eres lo que comes», no puede ser más cierta. La alimentación tiene consecuencias en la salud, incluyendo la salud bucodental. Así, una dieta rica en azúcares facilita la aparición de caries dental, mientras una dieta rica en vitaminas será beneficiosa para tus dientes.

  1. Visita al odontólogo e higienista dental

No lo dejes para mañana, la semana que viene, el mes que viene o incluso peor ¡el curso que viene! Programa, al menos, una visita anual al odontólogo e higienista dental para comprobar el estado de tu boca y dientes y prevenir posibles problemas futuros.

Nosotros nos hemos llenado de energía positiva para acoger la rutina con optimismo y seguir a tu lado un nuevo curso. Para conseguir sonrisas más sanas y, como no, más felices 🙂

Cuéntanos… ¿Cuáles son tus buenos propósitos?