Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

Cambios de color en los dientes, ¿a qué pueden ser debidos?

Uno de los principales motivos por el cual los padres piden cita con el odontopediatra es el cambio de color en los dientes de su hijo. Muchas pueden ser las causas por las que uno o varios dientes, temporales o permanentes, cambian de color y por ese motivo las repercusiones y los tratamientos también pueden variar.

Hoy vamos a explicar cuáles son las principales causas por las que pueden aparecer estos cambios de color.

El motivo más frecuente es la presencia de caries. La caries se puede observar en el diente como un cambio de coloración que evoluciona de blanco a amarillo y cuando progresa la lesión cambia a marrón claro y después a negro. En este caso el cambio de color está localizado en la zona del diente afectada por la caries e irá aumentado de tamaño a medida que ésta progrese, hasta que se ponga en marcha el tratamiento adecuado para su eliminación.

La presencia de placa bacteriana, por su parte, produce un cambio de color en el diente de amarillo a naranja. Este cambio de color se debe a un acúmulo de placa bacteriana producido por un cepillado dentario ineficaz. Las medidas para corregir este cambio en el color de los dientes van encaminadas a mejorar las técnicas de cepillado dental del niño y que los padres lo supervisen.

La aparición de sarro es también bastante frecuente. El sarro resulta de la placa bacteriana que no se elimina con el cepillado dental y poco a poco se queda adherida a la estructura del diente y se endurece haciendo imposible su eliminación con el cepillado diario. El sarro aparece con mayor frecuencia en la zona interna de los incisivos inferiores y en los molares. El cambio de coloración puede variar de blanco amarillento a marrón claro, y para su eliminación será necesario realizar una limpieza profesional.

En niños también podemos encontrar cambios de color en los incisivos debido a traumatismos. Estos traumatismos suelen pasar desapercibidos por los padres hasta que el diente empieza a cambiar de color. El cambio de color puede variar entre amarillo, rosado, gris o marrón. En estos casos es necesario realizar una visita al odontopediatra para comprobar cuál es el estado de los dientes y evitar posibles complicaciones.

Durante la formación de los dientes se pueden producir alteraciones en la estructura del esmalte. Su aparición se puede deber a muchos factores y en la mayoría de los casos no conocemos la causa. Suelen aparecer con mayor frecuencia en los incisivos y molares permanentes aunque en ocasiones también se observan en los molares temporales. La coloración varía en función de la gravedad de la alteración de la estructura de blanco opaco a amarillo-marrón. Estas alteraciones hacen que estos dientes tengan un mayor riesgo de presentar caries, por lo que es aconsejable aplicar medidas preventivas exhaustivas en los dientes afectados.

En ocasiones pueden aparecer pigmentaciones de color marrón oscuro–negro en el contorno de los dientes que bordea la encía. En este caso las manchas aparecen en la mayoría de los dientes y pueden ser debidas a bacterias cromógenas o a al uso de medicamentos, como los suplementos de hierro o las tetraciclinas. En el caso de los suplementos de hierro es necesario realizar una limpieza profesional para eliminarlas. Es importante saber que estas manchas suelen volver a aparecer pero que conforme el niño va creciendo su aparición va disminuyendo. En el caso de las tinciones por uso de tetraciclinas, puede ser necesario el uso de carillas en función de su grado de afectación.

Viendo la multitud de factores que pueden provocar estos cambios de color en los dientes, es aconsejable visitar al odontopediatra para que informe sobre el motivo de este cambio de color y de la necesidad o no de tratamiento.