el blog

Cuida

tu

sonrisa

Causas del bruxismo

Llamamos bruxismo al apretar los dientes de forma involuntaria, es decir, cuando sujetamos fuertemente los dientes superiores o inferiores, o también cuando los rechinamos, o los frotamos uno sobre el otro y de atrás hacia adelante.

Podemos apretar y rechinar los dientes de forma inconsciente. Esto puede suceder durante el día y la noche. El bruxismo durante el sueño a menudo es el mayor problema, ya que es más difícil de controlar.

No se sabe cuál es la causa real del bruxismo.  El estrés diario puede ser el desencadenante en muchas personas. Los factores que influyen, independientemente de que el bruxismo cause o no dolor y otros problemas, varían de una persona a otra y pueden depender de:

  • Intensidad del estrés
  • Dientes desalineados
  • Postura
  • Capacidad de relajación
  • Dieta
  • Hábitos de dormir

El rechinamiento puede desgastar los dientes y puede ser tan ruidoso en las noches como para molestar el sueño del compañero de dormitorio

Los signos y síntomas del bruxismo, con el paso del tiempo, suelen ser:

  • Dolor de oído (debido en parte a que las estructuras de la articulación temporomandibular están muy cerca del conducto auditivo externo y puedes percibir dolor en un lugar diferente de su fuente, lo cual se denomina dolor referido)
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad muscular, especialmente en la mañana
  • Hipersensibilidad dental
  • Insomnio
  • Dolor o inflamación de la mandíbula
  • Heridas por mordeduras en la lengua
  • Consumo de sustancias estimulantes
  • Factores genéticos

Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir el rechinamiento de los dientes en la medida de lo posible.

Estos consejos de cuidado personal pueden ayudar a aliviar el dolor:

  • Aplicar hielo o calor húmedo en los músculos de la mandíbula inflamados. Cualquiera de las dos opciones puede servir.
  • Evitar comer alimentos duros.
  • Evitar masticar chicle.
  • Beber agua diariamente.
  • Dormir el número de horas suficiente.
  • Aprender ejercicios de estiramiento fisioterapéuticos para ayudar a recuperar la acción de los músculos y articulaciones a cada lado de la cabeza para regresar a la normalidad.
  • Masajear los músculos de tu cuello, hombros y cara, y buscar cuidadosamente nódulos pequeños y dolorosos, denominados puntos desencadenantes, que pueden causar dolor a lo largo de la cabeza y la cara.
  • Relajar los músculos faciales y mandibulares durante todo el día. El objetivo es hacer de la relajación facial un hábito.
  • Tratar de reducir el estrés diario y aprender para ello técnicas de relajación corporal.

Mientras se busca una solución duradera al problema, se suelen utilizar férulas de descarga para evitar lesiones en los dientes. Se trata de unas protecciones hechas de silicona o acrícilico y  que se colocan sobre los dientes superiores o inferiores para disminuir el roce y la presión. Normalmente se colocan antes de acostarse y se dejan puestas toda la noche. Si el bruxismo está provocando dolores de cabeza o musculares, el tratamiento también puede incluir, siempre que lo paute el odontólogo o médico, analgésicos y relajantes musculares o incluso fisioterapia.

Si tienes problemas de apretar y rechinar de dientes, ¡visita al dentista o higienista dental lo antes posible!

Hábitos diarios 3 agosto, 2017

Te puede interesar