Blog | Cuida tu sonrisa

cepillos eléctrico o manual para niños
Pequeñas sonrisas

¿Cómo elegir el cepillo de dientes de mi hijo?

El cuidado dental de los niños tiene que empezar cuanto antes. Cuando son bebés y no tienen dientes tenemos que limpiarles las encías con una gasita empapada para evitar la proliferación de bacterias, y cuando los dientes aparecen es importante comenzar a cepillárselos.

Pero, ¿cómo escogemos el cepillo para los niños? Lo primero que tenemos que preguntarnos es qué le pedimos a nuestro cepillo de adultos porque, al fin y al cabo, las necesidades son parecidas. ¡Lo que es diferente es la solución!

Los cepillos tienen que llegar bien a nuestras piezas dentales. Un cepillo con el cabezal demasiado pequeño no limpiará en profundidad nuestras piezas ni tampoco llegará a todos los rincones de nuestra boca. Si tiene las cerdas demasiado cortas no podrá acceder a los espacios interdentales y es posible que nos queden restos de comida entre los dientes, con el riesgo de caries que esto conlleva.

Pues con los niños pasa lo mismo. Para llegar bien a las piezas dentales necesitamos un cepillo adecuado al tamaño de la boca y de los dientes de nuestros hijos, tanto si son de leche como si son ya definitivos. En su caso, el problema es que si utilizamos cepillos demasiado grandes tampoco limpiamos bien las piezas: perdemos precisión y unas cerdas demasiado largas pueden hacerles daño. Por eso es importante elegir cepillos para niños, puesto que el cabezal es más pequeño y el mango, en proporción, más largo. Con eso conseguiremos que lleguen bien a todos los rincones y el cepillado sea en profundidad.

Por otro lado, están las encías. A veces nos olvidamos de ellas, con lo importantes que son para nuestra boca porque son las que sujetan toda nuestra dentadura. En el caso de los niños las encías son especialmente tiernas y sensibles y tenemos que evitar dañarlas. Por eso para los niños los cepillos tienen que tener las cerdas adaptadas a las dimensiones de sus dientes para no arañarlas y herirlas en el cepillado. También las cerdas de los cepillos serán especialmente suaves que ya no queremos hacerles daño, ¿verdad?

Si tanto para niños como para adultos es importante elegir un cepillo con un cabezal adecuado al tamaño de las piezas y a la idiosincrasia de las encías, la única diferencia está en que en un cepillo infantil influye la estética. Seguro que con un cepillo molón con Pocoyó como el de PHB tienen más ganas de lavarse los dientes, ¡y oye, el factor psicológico también es importante!

Bueno… aunque esto quizás a los adultos nos influya también ¿O no os gusta elegir el color de vuestro cepillo de dientes?