Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

Cómo mantener los buenos hábitos con los peques durante las vacaciones de verano

En el artículo del mes pasado destacamos la importancia de mantener unos correctos hábitos higiénicos y dietéticos que permitan  mantener la salud bucodental de nuestros hijos; ahora, con las vacaciones de verano, se nos plantea un nuevo reto.

Tras el trabajo de todo el curso llegan las merecidas vacaciones: viajes a la playa, al pueblo, campamentos… Como todos sabemos estas vacaciones suponen un cambio en las rutinas diarias de los niños, que sustituyen libros y mochilas por bañadores y chancletas.

Este cambio de rutinas, que el niño ya tiene asimiladas, no afecta solo al aspecto académico. Los hábitos higiénicos y dietéticos se van a ver afectados de manera muy importante. Cambios en la organización de comidas y cenas, cambios temporales de residencia o cambios en las personas responsables de nuestros hijos son aspectos que van a afectar a los hábitos higiénicos y dietéticos que habíamos conseguido implantar durante el curso escolar.

En estos tres meses de verano, a pesar del cambio de actividades y horarios que obligatoriamente vamos a tener, debemos mantener los buenos hábitos adquiridos durante el curso sin descuidarlos, ya que si se ven alterados supondrá que al terminar las vacaciones nuestro hijo tendrá que volver a realizar el proceso de aprendizaje para adquirir de nuevo estos hábitos.  estas nuevas rutinas.  Además, no descuidar la higiene bucal durante los meses de verano nos va a ayudar a mantener una buena salud bucodental en nuestros hijos y evitará la aparición de problemas.

Si nuestros hijos van a pasar periodos de tiempo prolongados a cargo de personas de nuestra confianza que no están familiarizadas con sus cuidados bucales, es importante que les informemos de cómo y cuándo debe realizar el cepillado dental o incluso podemos hacerles partícipe del programa preventivo completo que nos ha facilitado nuestro odontopediatra en caso de que dispongamos de él.

Ante cualquier salida de casa o viaje, para no olvidar el cepillo de dientes, nos puede ser de utilidad hacernos con algún neceser de viaje con cepillo de dientes y el gel dentífrico y añadir los complementos necesarios para realizar la limpieza bucodental.

El intenso calor y el aumento de actividad física de nuestros hijos durante el verano hacen si cabe aún más importante que estén adecuadamente hidratados. Sin embargo, no tenemos que abusar de refrescos y zumos ya que, como explicamos en el artículo anterior, tienen un alto contenido en azúcares y una elevada acidez nada favorable para los dientes. Como todos supondréis, la mejor y más inocua forma de mantenerles adecuadamente hidratados es con agua.

Espero ayudaros con estas recomendaciones. ¡Disfrutad del verano!