Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

Cómo retirar un diente que se cae

Cuando tu hijo esté preparado para cambiar de dentadura, los dientes definitivos empezarán a empujar y la raíz de los dientes de leche se reabsorberá, haciendo más fácil que se muevan hasta caerse. Los dientes que se mueven demasiado pueden ser molestos para tu hijo, que además puede estar impaciente por desprenderse del diente y “hacerse mayor”. Con estos consejos te será más fácil retirar un diente que se cae sin hacerle daño.

  • No es aconsejable intentar sacar los dientes de leche por la fuerza, ya que tirar de ellos antes de tiempo puede provocar dolor, sangrado e incluso infecciones.
  • Es mejor dejar que sea el niño el que tire de su propio diente hasta donde el dolor se lo permita. Para mover el diente flojo puede usar un dedo limpio o su propia lengua.  Cuando el diente esté preparado para caer, se desprenderá suavemente y sin dolor.
  • Normalmente, los dientes de leche no sangran al caerse. Si aparece una hemorragia, solo hay que presionar la encía con una gasa limpia hasta que pare de sangrar.
  • A veces puede ocurrir que tu hijo se trague un diente de leche sin querer. Si ese es el caso, no te preocupes, no le causará ningún daño.
  • Si a tu hijo le duele la encía después de la caída de un diente de leche, llévale al dentista.
  • También deberéis visitar a este especialista si los dientes definitivos ya le están saliendo y los de leche aún no se han caído, formando dos hileras de dientes. Es lo que se conoce como “dientes de tiburón”.

¿Preparados para el Ratoncito Pérez?