Blog | Cuida tu sonrisa

Sin categoría

Cómo elegir y usar la pasta dental en niños

Por todos es sabido que los niños imitan a sus padres. Nosotros imitábamos a los nuestros, y nuestros niños nos imitan a nosotros. Ese “juego de imitación” es una de nuestras grandes oportunidades para enseñarles todo aquello que queremos que aprendan. Por ejemplo, lavarse los dientes.

Y es que seguir una higiene bucal, puede resultar una actividad completamente cotidiana y sencilla, hasta que tenemos hijos. Una vez que los niños llegan a nuestras vidas, empezamos a plantearnos miles de dudas: ¿Cuándo deben empezar a lavarse los dientes? ¿Cómo les enseño a usar el cepillo? ¿Cómo podemos ayudarlos? ¿En qué momento dejamos que lo hagan solos? Y la duda que nos concierne ahora: ¿qué hago con la pasta de dientes?

Vamos a resolver esas dudas, paso a paso.

¿Cuándo deben empezar a usar pasta de dientes?

La pasta de dientes es uno de los productos necesarios para conseguir una correcta limpieza bucal, pero a la hora de hablar de los niños, hay que tener en cuenta su edad.

La pasta dental debe empezar a utilizarse con la aparición del primer diente, con un cepillo de dientes (blando). Los odontopediatras recomiendan comenzar la higiene bucal incluso antes de su aparición, mediante el uso de una gasa humedecida en agua, masajeando las encías de nuestro pequeño. Mientras sea un bebé y no sepa escupir, es fundamental utilizar una cantidad mínima de pasta e ir incrementándola con el paso del tiempo y de su aprendizaje.

¿Cómo usar la pasta de dientes con niños?

Empecemos con lo más importante: hay que dejar siempre la pasta de dientes fuera del alcance del niño, usar una cantidad pequeña en cada cepillado y enseñarle a escupirla después.

Puede parecer una tontería, pero todo aquel con niños que hayan comenzado a lavarse los dientes, lo entenderá. Lavarse los dientes es relativamente sencillo, pero también es cierto que les encanta el sabor de la pasta y muchas veces se la tragan. Así que debemos enseñarles nosotros a no hacerlo.

La cantidad de pasta de dientes variará en función del tramo de edad en que se encuentre:

  • A partir de los 6 meses solo hemos de manchar el cepillo con la pasta de dientes, ya que no saben escupir. Así si se lo tragan no les afectará.
  • Y a partir de los 2 años, podemos aumentar la cantidad de pasta al tamaño de un grano de arroz.

¿Qué debemos tener en cuenta para escoger un dentífrico para los niños? 

No todos los dentífricos son iguales, y los niños necesitan uno que se adapte a sus necesidades.

  • Flúor: el flúor es un gran “guerrero anticaries”, pero los niños necesitan dosis más bajas que los adultos. El flúor endurece y remineraliza el esmalte de los dientes que ya han salido, así que no es necesario que la utilicen antes de su aparición. Es importante escoger una pasta de dientes especial para niños con una cantidad de flúor adecuada a su edad.
  • Sabor: los sabores fuertes y mentolados no suelen gustar a los niños “porque pican”. Para que la experiencia de aprender a cepillarse los dientes sea lo más agradable posible, las pastas para niños suelen tener sabores más suaves. Pero cuidado, ¡que esté rica no significa que se pueda comer! 

A partir de los dos años, tu peque puede empezar a utilizar un gel dentífrico como PHB Petit, con un 96% de origen natural, con 1.000 ppm de flúor y con sabor a piruleta.
Será a partir de los 6 años, cuando ya podrán utilizar el dentífrico PHB Junior, con un 95% de origen natural, con 1.450 ppm de flúor y con sabor a tropical. 

Por último, recordaros la importancia de acudir como mínimo, una vez al año al odontopediatra para que el profesional pueda examinar la boca de tu pequeño. Además, si se acostumbra a realizar esta visita durante los primeros años de su vida, lo aceptará como algo natural y no pondrá problemas ni pegas a sus revisiones y citas.