Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

¿Cuándo debemos empezar a cuidar la boca y los dientes de los más pequeños?

¡Empieza ya!

Del mismo modo que cuidamos de nuestra higiene bucodental para nuestro bienestar, una higiene bucal adecuada es importante para tu bebé desde los primeros días. La Sociedad Española de Odontopediatría (S.E.O.P) nos recuerda que la salud bucodental es clave para la salud en general y recomienda comenzar la limpieza de la boca de los niños antes de la erupción de los dientes de leche.


 La higiene bucodental debe comenzar desde el nacimiento de un bebé

Idealmente, antes de la erupción de los dientes de leche debes comenzar con la limpieza de la boca de tu bebé. Puedes utilizar un dedal de silicona o una toallita, compresa (gasa) o paño húmedo y suave, alrededor del dedo índice para masajear suavemente las encías del niño desde la parte trasera (posterior) a la parte delantera (anterior). De este modo, eliminarás cualquier sobrante de leche o residuo.

La erupción de los «dientes de leche» o «dientes temporales» suele empezar a los seis meses de edad acabando aproximadamente a los dos años y medio, aunque es completamente normal que a un niño con 9-12 meses todavía no le haya salido ningún diente, cómo explica la S.E.O.P.

Desde que aparece el primer diente, debes tener en cuenta que los alimentos dulces son un factor importante en la aparición de caries. Por eso, debes evitar untar los chupetes en azúcar u otros dulces y tratar de que no se quede dormido con el biberón en la boca. En caso de quedarse dormido mientras lo toma, debes limpiarle los dientes antes de acostarlo.

Una vez hayan salido sus dientes de leche, la limpieza es obligatoria. Puedes utilizar un cepillo de dientes infantil con filamentos suaves durante la aparición de los primeros dientes, al menos, dos veces al día.

En torno a los 18 – 24 meses, cuando salen los primeros molares, habrá llegado la hora de empezar a cepillarse los dientes y pasar un hilo dental entre las zonas de contacto de las muelas, cada noche.

Ten en cuenta que tu papel en su higiene es esencial, ya que hasta los 5 años los niños no tienen la habilidad suficiente para realizar una higiene bucal eficaz solos:

¡Tu ayuda y ejemplo se traducirá en el mejor hábito de higiene bucodental!