Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

¿Cuándo debemos empezar a lavarle los dientes a los niños?

No es una ciencia exacta el orden y momento de aparición de los dientes en los bebés. A unos niños les salen antes, a otros después, y el orden, aunque suele ser similar para todos, a veces te da sorpresas. Podéis leer, por ejemplo, la experiencia de La mamá de dos brujas aquí en este mismo blog ¡y como su caso muchos! Pero lo que sí que es impepinable es cuándo hay que empezar a lavarlos: tan pronto como salgan. Es más, los dientes se lavan en cuanto aparecen pero la higiene oral debe hacerse desde el nacimiento.

Las bacterias, esos pequeños bichitos

Lo cierto es que tendemos a creer que los dientes de leche no son importantes porque se caen. Pero esto no es así. Primero, porque los hábitos que adquiramos respecto a la higiene bucodental nos van a acompañar toda la vida. De este modo, si inculcamos a los niños la necesidad de cuidar nuestra boca y nuestros dientes es mucho más fácil que ni se lo cuestionen de mayores. Y segundo y no menos importante, las infecciones en los dientes de leche pueden influir en los dientes definitivos, que se encuentran ya en la mandíbula del niño aunque todavía no hayan salido.

Así que nunca es pronto para empezar con la higiene bucodental. Como tarde deberemos hacerlo cuando los primeros dientes aparezcan, pero mucho antes podemos empezar a cuidar su boca pasándoles una gasita empapada en agua por las encías.

La importancia de elegir pasta y cepillo adecuados

Es importante que empecemos a lavarles los dientes con los instrumentos adecuados: las necesidades de un niño de 2 años no son las mismas que las de un bebé, ni tampoco las de uno de 6 que está empezando a perder algunos de los dientes temporales.

Los lavados se recomiendan realizarlos con pasta dentífrica, una especial para cada edad. Más allá del sabor, que para los niños es importante, influyen cuestiones como el flúor que contiene y también el nivel de abrasión.

Los cepillos, por su parte, tienen que responder al tamaño de la boca y de los dientes de los peques. Un cepillo demasiado grande puede hacer que no penetre entre los espacios interdentales (o sea, que deje los huecos entre los dientes con restos de comida) y uno demasiado chiquitín no llegará a todos los rincones de la boca. Por eso es importante dar con la medida adecuada, que suele venir indicada en los productos.

La salud bucodental es cuestión de todos

Muchos niños de hoy en día comen fuera de casa en el cole o en las guarderías. Es por esto que es importante hacernos con un kit dental específico para que puedan llevarse al cole y bien ellos (si son mayores) o bien sus cuidadores (si son pequeños) puedan cuidar su higiene bucodental en esos lugares también.