Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

¿Debemos cambiar el cepillo de dientes tras un resfriado?

La mayoría de los dentistas están de acuerdo en que el cepillo de dientes se debe cambiar cada 3 meses, ya que los filamentos pierden resistencia y son menos efectivos a la hora de eliminar la placa. A esto se une la acumulación de gérmenes, hongos y bacterias que provoca su uso y el paso del tiempo, por ello es importante cambiar nuestro cepillo.

Es importante que, para mantener el cepillo en el mejor estado durante estos meses, se enjuague bajo el grifo durante varios segundos,  le demos un par de sacudidas para eliminar el agua y guardarlo en posición vertical para facilitar su secado. También debemos evitar que entren en contacto varios cepillos entre ellos, ya que se pueden transmitir virus y bacterias, por ello es muy importante que tu cepillo de dientes tenga su capuchón.

Pero… ¿debemos cambiar de cepillo si hemos estado resfriados?

Las bajas temperaturas características de esta época del año, el viento y la lluvia nos convierten en el blanco de resfriados, constipados e infecciones. Muchos de los síntomas que provocan, como la tos o los mocos, se manifiestan a través de la boca y garganta, por lo que es muy fácil que algunas bacterias y virus se queden en los  filamentos de nuestro cepillo.

Aunque lo lavemos en profundidad, lo más recomendable es sustituirlo por uno nuevo.

Por ello, desde PHB recomendamos sustituirlo después de superar un resfriado para eliminar cualquier posibilidad de recaída.

El aliado de la higiene del cepillo: el capuchón

Otra manera de proteger nuestro cepillo es cubrirlo con el capuchón, ayuda a evitar agentes externos como el polvo o algún insecto, aunque es importante que tenga orificios para que ventile, permitir que se seque y que no mantenga la humedad.

Igualmente, también necesita una higiene adecuada. Una vez que hemos utilizado el cepillo, debemos limpiarlo profundamente y asegurarnos de que eliminamos todos los restos orgánicos, ya que pueden contaminarnos mucho más si lo cerramos con el capuchón.

Debemos tener todo esto muy en cuenta, ya que un cepillo limpio y en buen estado es nuestro mejor aliado para limpiar nuestra boca, prevenir las caries y cualquier enfermedad en nuestras encías.
Una higiene bucal completa debe incluir además de nuestro cepillo, una pasta dentífrica, enjuague bucal, hilo dental e interdentales, debes elegir el producto que se adapte a tus necesidades, y si tiene dudas sobre cuál de ellos es el adecuado para ti, no dudes en consultar a tu dentista.