el blog

Cuida

tu

sonrisa

¿Deben los niños usar enjuagues y cepillos interdentales?

Enseñar a los más pequeños la importancia de la salud bucal es fundamental para que sus dientes se mantengan sanos. Para ello, el cepillado de los dientes es imprescindible. Pero, ¿cuáles son los productos esenciales para una correcta higiene bucal en los niños?

¿Es necesario usar enjuagues bucales infantiles y cepillos interdentales?

 

Mientras son bebés e incluso antes de la erupción de los primeros dientes, ya es conveniente lavarles la boquita para eliminar cualquier posible resto de leche.  El cepillado dental debe realizarse desde que aparece el primer diente (sobre los 6 meses), y que los niños, a partir de los dos años, empiecen a adquirir el hábito del cepillado.

 

Ya en esa edad, sería conveniente que los padres utilizaran también el hilo dental infantil cada noche,. No obstante, será cuando los niños sean un poco más mayores que se les podrá enseñar a hacerlo por sí mismos.

 

Cabe tener en cuenta que limpiarse entre los dientes es una tarea más laboriosa, por lo que los más pequeños pueden tener dificultades para utilizar el hilo o la seda. De este modo, es importante elegir un flosser infantil que esté diseñado para proporcionar una limpieza más fácil de los espacios interdentales de los niños y que sea especialmente respetuoso y suave con sus dientes y encías.

 

Gracias a este gesto, conseguiremos que estén más protegidos frente a la caries interdental y la inflamación de las encías.

 

Por lo que respecta al uso del enjuague bucal, es a partir de los seis años aproximadamente cuando conviene introducirlo para completar una buena rutina de higiene dental infantil. Se recomienda a partir de los 6 años y no antes porque es cuando el niño controla el reflejo de tragar y escupir, para prevenir que se trague el enguaje.

 

Aún así, hay que recordar que los enjuagues han de ser entendidos siempre como una ayuda o un complemento al cepillado de los dientes, nunca como un sustituto.

 

A pesar de sus beneficios, no hay que utilizar colutorios en niños que puedan tragárselo accidentalmente y es preferible esperar aproximadamente a los seis años, cuando los niños son capaces de controlar el reflejo de tragar y escupir.

 

Asimismo, a la hora de escoger un enjuague bucal infantil, debemos tener en cuenta,  sabores suaves como la fresa y evitar aquellos mentolados o de efecto refrescante, que les puedan picar. También hay que fijarse en que estos no contengan alcohol para evitar resecar las mucosas y que sean aptos para su uso diario.

 

Eso sí, recuerda que la manera más efectiva para que los pequeños de casa adquieran unos buenos hábitos de higiene bucal es predicar con el ejemplo. También, puede ser de ayuda crear una rutina de cepillado divertida que les motive a cuidar sus dientes.  

Pequeñas sonrisas 10 diciembre, 2018

Te puede interesar