Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

DIY: Guardadientes Ratoncito Pérez

La bruja mayor todavía es pequeña para esperar al Ratoncito Pérez; calculo yo que por lo menos dos años todavía le faltan. Pero como este año a alguna de sus amigas mayores ya le ha visitado, ya ha empezado a hacer preguntas y, como cualquier niño, está emocionada con ello. Y eso que al principio decía que eso de que se le cayeran los dientes, nada de nada.

Hace tiempo que vengo viendo por la web (me encantan los foros y blogs de manualidades) unos ratoncitos de fieltro que sirven como guardadientes, es decir, para meter el diente cuando lo dejan debajo de la almohada sin que se pierda y para recibir lo que el Señor Pérez haya decidido dejarles.

 Aunque como digo es pronto, me gusta mucho hacer estas cosas (sueño con tener más tiempo para ello). Así que me decidí a hacer uno a la mayor y, ya puestos, seguro que le hago uno a la pequeña.

 Es muy sencillo, y como estoy segura de que a más de una de vosotras os gusta la idea, os dejo el “making of”…

 Materiales: yo lo hice con cosillas que tenía por casa. Pero básicamente lo que necesitamos es:

  • Un poco de fieltro de varios colores.
  • Lo que ocupa la palma de la mano de tela si queremos hacerle el bolsillo así y si no se puede hacer también de fieltro.
  • Algodón para rellenar, también se puede hacer con guata, con microbolitas de corcho, con arroz… vamos, con cualquier cosa que se os ocurra.
  • Hilos y aguja para coserlo (lógicamente).
  • Yo le he puesto los ojitos ya hechos y comprados en el chino, pero se pueden hacer también de tela o fieltro.
  • Y para los bigotes también un poco de imaginación, en nuestro caso es un hilo más gordo pero sirven múltiples cosas.
  • Si como en nuestro caso los ojos y nariz van pegados y no cosidos, yo os recomiendo la silicona que bajo mi experiencia es lo que mejor funciona.

Paso a paso:

Lo primero, tras reunir el material y pensar qué queremos hacer y de qué colores, es buscar un patrón para recortar las diferentes piezas. Si ponéis en Google “patrón guardadientes fieltro” en imágenes, vais a tardar dos segundos en tener uno.

El patrón yo lo copié y lo recorté primero en papel y de ahí lo pasé al fieltro. Una vez recortadas las piezas de fieltro, sólo hay que empezar a unirlas.

Cogemos la parte delantera y le ponemos toda la decoración que va cosida, en nuestro caso las orejas y el bolsillo.

Una vez que esto está hecho empezamos a unirlo con la espalda del ratón. Lo más sencillo es empezar uniendo una oreja, meterle el relleno, cerrar la oreja y seguir con la siguiente. Y después de que estén las dos empezamos con el cuerpo. Vamos cosiendo alrededor y cuando quede un hueco sólo por coser metemos el relleno y lo terminamos.

La parte gruesa ya está terminada, sólo faltan los detalles que yo pegué: los ojos y la nariz con los bigotes.

La nariz la hice rellenando de algodón un trocito de tela y haciendo una bolita. Tanto los ojos como la nariz y los bigotes lo pegué usando silicona, que en este caso es lo que mejor aguanta.

El ratoncito así ya estaría hecho, ahora sólo faltan los detalles que a cada uno le gusten, ponerle un lacito, bordarle el nombre…

Como veis, una cosa muy sencillita que seguro que a todos los peques les encantará. ¿Os animáis?