Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

Dormir con los niños

La cuestión del sueño es una de las más peliagudas cuando los niños son pequeños. El sueño es una de las necesidades básicas del ser humano y aunque cualquier padre sabe que, para su sorpresa, puede sobrevivir durmiendo mucho menos de lo que pensaba, no es menos cierto que la irritabilidad de los que acaban de tener un bebé suele ser elevada. No dormir, no descansar tanto como nos pide el cuerpo, hace que no rindamos igual y nos enfademos con mucha facilidad. Si tenéis un padre o madre con bebés pequeños cerca no le tengáis nada muy en cuenta 🙂

Al final, cómo durmamos es una cuestión personal de cada casa y nadie debería opinar al respecto. El bebé puede dormir en su dormitorio, a nuestro lado en una minicuna o incluso en nuestra cama. Nosotros no queremos entrar a valorar cuál es la opción correcta, porque simplemente no creemos que la haya. Cada uno decide lo que es mejor para su caso y su familia y lo que le resulta más cómodo. ¿Estáis contentos con lo que hacéis en casa? ¡Fantástico! ¡Nada más que hablar!

Hoy queremos hablar del colecho, o lo que es lo mismo, la opción de dormir con los niños. En algunos casos puede ser compartiendo colchón directamente y en otros puede realizarse acoplando una cuna o cama en el lateral. En todo caso, dormir con los niños es algo cultural (en Japón, por ejemplo, se practica de manera muy normalizada y extendida) . En 2010 en España se editó una guía avalada por el Ministerio de Sanidad para el cuidado de los recién nacidos en la que el colecho está recomendado para facilitar la lactancia materna.

¿Qué precauciones debemos tener para practicar un colecho seguro?

El colecho no se recomienda únicamente en los siguientes casos:

  • Padres fumadores y/o con deficiencias respiratorias, al menos hasta que el bebé tiene 14 semanas.
  • Nunca bajo el influjo de drogas.
  • Nunca si se han consumido grandes cantidades de alcohol.
  • Evitarlo si se tiene obesidad mórbida o dificultades de movimiento.
  • No en sofás o en el regazo.

Si estás interesada en practicarlo, te recomendamos que eches un vistazo a las recomendaciones de esta web. Entre ellas:

  • Utiliza un colchón firme (nunca colchones de agua o colchones que se hundan en exceso).
  • Si duermen en una cuna adosada, no pueden quedar huecos donde pudiera quedar encajado. Tienen que estar bien sujetos y sin espacios entre ellos.
  • Evita las habitaciones demasiado calientes o abrigar mucho al bebé.
  • Limita los elementos accesorios: no llenes la cama de cojines ni almohadas que sobran, recógete el pelo si lo llevas largo, mejor con pijamas que con camisones…

Habrá para quienes colechar sea su opción y también habrá quienes prefieran otras soluciones. En general, quienes se decantan por ello dicen que favorece la lactancia materna porque no hace falta levantarse para dar el pecho. Muchas veces el bebé se engancha solo y la madre no necesita siquiera espabilarse, lo que hace que se descanse y se duerma más. Hay para quienes, en cambio, dormir con un bebé al lado genera intranquilidad y en estos casos no pasa nada, cada uno en su sitio. ¡Es lo bueno de tener distintas opciones!