Blog | Cuida tu sonrisa

Salud bucal

El bruxismo (rechinar de dientes)

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes. Se trata de un problema que tiene graves consecuencias para la salud bucal, ya que la presión continua desgasta el esmalte y la dentina de los dientes y además también puede llegar a ocasionar dolores de cabeza y mandíbula.

El bruxismo puede ocurrir durante el día, pero es más frecuente de noche. Normalmente, las personas que rechinan los dientes de noche no se dan cuenta de su problema hasta que acuden al dentista y éste detecta un desgaste anormal en los dientes.

A la hora de escoger un tratamiento para el bruxismo, es muy importante establecer su origen. Las causas más comunes del rechinar de dientes son las alteraciones dentales (por ejemplo, un mal encaje de las piezas superiores e inferiores) y los factores psicológicos (ansiedad y estrés). Cuando el bruxismo se debe a alteraciones dentales, se deberán tratar las mismas para poner fin al problema. En cambio,si el bruxismo se debe a la ansiedad o el estrés, se aconsejarán diferentes técnicas de relajación (meditación, respiración controlada, yoga…)

Mientras se busca una solución duradera al problema, se suelen utilizar férulas dentales para evitar lesiones en los dientes. Se trata de unas protecciones que se colocan sobre los dientes superiores e inferiores para disminuir el roce y la presión. Normalmente se colocan antes de acostarse y se dejan puestas toda la noche. Si el bruxismo está provocando dolores de cabeza o musculares, el tratamiento también puede incluir, siempre que lo paute el odontólogo o médico, analgésicos y relajantes musculares o incluso fisioterapia.

Si tienes problemas de rechinar de dientes, ¡visita al dentista lo antes posible!