Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

El orden de aparición de los dientes

 

Una de las cosas que esperamos los padres con más expectación cuando tenemos bebés es la salida del primer diente. Si bien es cierto que habitualmente ésta se produce entre los 4 y 8 meses esto no es en absoluto una ciencia exacta. Existen bebés que nacen con algún diente (lo que se conoce como dientes congénitos) y otros que tienen que esperar hasta cumplir el año para lucir su primer diente

El orden de aparición de los dientes de leche tampoco es necesariamente el mismo para todos. Lo más habitual es que los primeros dientes en aparecer sean los incisivos centrales inferiores, pero yo misma soy ejemplo de que pueden salir primero otros. Mis primeros dientes fueron las palas superiores, y también ocurrió así con mi hija mayor, pues al parecer influye el componente genético. En cambio a mi hija pequeña le salieron en el orden convencional. Pero hablaremos de lo que es lo más “habitual” porque normal lo es casi todo (salvo que el odontopediatra opine lo contrario, ¡está claro!).

En el primer año…

Los dientes incisivos centrales son los primeros dientes en aparecer. Habitualmente son los inferiores centrales (entre 4-8 meses de edad) y después los superiores centrales (que suelen salir entre los 7 y 10 meses)

Los dientes suelen salir por parejas, de manera que cuando aparece el primer dientecito lo más normal es que el segundo no tarde mucho en hacerse visible también.

Los incisivos laterales superiores son los siguientes que entran en escena, en torno a los 8-10 meses. Los inferiores tardarán un par de meses más, entre los 10 y los 14 meses.

En el segundo año…

Serán los molares internos superiores e inferiores los que nos den guerra (entre los 14 y 20 meses) y también los caninos inferiores y superiores (entre los 16 y 24 meses)

En el tercer año…

Serán los molares externos superiores e inferiores los que completarán la dentadura de leche (entre los 24 y 30 meses).

Como decimos, esto no es una ciencia exacta y pueden producirse ligeros desfases. Nuestro pediatra irá posiblemente mirando la boquita de nuestro pequeño y si tuviese alguna duda nos derivaría al dentista. De todas maneras, no está de más que al año visitéis al odontopediatra para que le eche un vistazo a vuestro chiquitín.