Blog | Cuida tu sonrisa

Salud bucal

El tabaco, gran enemigo de tu sonrisa

Que el tabaco es malísimo para la salud es algo que ya sabemos. Y una de las grandes perjudicadas por su consumo es tu sonrisa. A continuación te traemos algunos de los principales problemas que puede acabar generando por su consumo.

  • Manchas en los dientes: La nicotina y el alquitrán tiñen tus dientes de un tono pardo y amarillento. Además, favorecen la aparición de sarro.
  • Caries: Como el tabaquismo hace que el flujo de saliva disminuya, nuestras glándulas no pueden hacer frente a todas las bacterias que se van acumulando en la cavidad bucal. Al no tener una defensa natural para eliminarlas, estas aprovechan para dañar los dientes.
  • Gingivitis y periodontitis: El flujo de sangre no llega de la misma manera a las encías, y por lo tanto, también empieza a faltar el oxígeno. Esta disminución en la vascularización implica una disminución del sangrado, lo que hace que los pacientes puedan no percibir la gravedad de la enfermedad. Los mecanismos de defensa naturales de la boca se ven afectados, y las bacterias se vuelven más agresivas y destruyen los tejidos que sostienen los dientes. Si este proceso se queda en gingivitis, con ayuda del odontólogo puedes eliminarlo. Si lleva a periodontitis, la destrucción es irreversible, pero se puede frenar.
  • Halitosis: Como decíamos antes, el nivel de saliva se ve mermado, y también su calidad. Al no poder eliminar las bacterias, estas producen compuestos volátiles de sulfuro (CVS), responsalbes del mal olor. Si además sufres enfermedad periodontal en cualquiera de sus fases, este problema tiende a empeorar.
  • Cáncer de la cavidad bucal: El riesgo se multiplica por 6 en un fumador. La lengua, el labio y  el suelo de la boca son las zonas donde más aparecen. Todos los elementos que conforman un cigarrillo son tóxicos y cancerígenos.

Estos son solo algunos de los problemas que puede causarte, pero el tabaco es, además, uno de los peores enemigos para tu salud, ya no solo bucal, sino general y hasta mental. Te hace dependiente, y su síndrome de abstinencia es muy duro. ¿Has pensado en dejar de fumar en algún momento? ¡Ahora es tu oportunidad!