Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

Heridas en la boca: cómo tratarlas

Esta que les escribe ha dejado de comer, ejem… masticar chicles porque rara era la vez que teniendo uno en la boca no terminaba mordiéndome y, dicha mordida se convertía en una molesta herida. Las heridas en la boca no aparecen únicamente en las bocas de las torpes masticadoras de chicle como yo, jeje… No, las aftas pueden aparecer por estrés, sistema inmunológico débil, problemas nutricionales, enfermedades gastrointestinales e, incluso, por usar ortodoncia.

Las heridas bucales, popularmente conocidas como llagas, son molestas y pueden tardar en desaparecer entre 7 y 15 días. Son pequeñas pero molestas, y al anidar en la húmeda cavidad bucal, tardan en curarse, sobretodo, para quienes, como yo, nos las mordemos cada dos por tres..

 

¿Cómo podemos combatirlas? Aquí te dejo algunos truquitos naturales para luchar contra ellas, no a capa y espada sino con:

  • Agua tibia y una cucharadita de sal o agua tibia y bicarbonato: la sal es uno de los remedios más naturales y baratos. Si vas a usar este remedio has de enjuagarte la boca tres veces al día, haciendo especial hincapié en la dolorosa llaga.  Si en vez de la sal usas bicarbonato, el método es el mismo.

 

  • Dar aplicaciones con un algodón empapado en agua oxigenada: aplicar directamente sobre el afta unas tres veces al día. No solo te calmará las molestias, también prevendrá de posibles infecciones.

 

  • Aplicar hielo sobre el afta, calma el dolor y la inflamación. Esto lo podemos hacer todas las veces que sea necesario a lo largo del día. No cura pero alivia.

 

  • Enjuague bucal con antiséptico: este no es un remedio natural pero calmará las molestias en la boca y ayudará a evitar posibles infecciones, sin embargo, si es un enjuague muy fuerte no coloques demasiado, porque puedes sentir cierto ardor. Cierto que no hay madre que no haya dicho aquello de “lo que pica cura”.

 

No nos olvidemos de mantener una correcta limpieza bucal y, sobre todo, del uso de enjuagues bucales, que ayudan a controlar la formación de bacterias que provocan la aparición de las odiosas llagas. Por cierto, tomar un yogur al día también puede ayudarnos mucho.

Hemos de tener en cuenta que las aftas aparecen habitualmente, a no ser que te hayas mordido o hecho daño con alguna comida o utensilio, Principalmente como síntoma de estrés, bajada de defensas, y falta de minerales y/o vitaminas.

¿Qué queremos decir con esto? Simple, si sueles padecerlas deberías cuidar tu alimentación y visitar al médico de cabecera para que averigüe el porqué, ya que podría tratarse de un virus o un trastorno intestinal.