Blog | Cuida tu sonrisa

cepillos eléctricos
Hábitos diarios

Los Cepillos de Dientes Eléctricos

Actualmente existen muchos tipos de cepillos de dientes en el mercado, por lo que es frecuente no estar muy seguros de cuál es el mejor para nosotros. La elección de uno u otro debe estar en función de nuestras necesidades bucales. A la hora de tomar esta decisión, una de las primeras preguntas que nos hacemos es: ¿cepillo de dientes lmanual o eléctrico?

Los cepillos manuales y los eléctricos se diferencian sobre todo en su uso.

Mientras que la efectividad de los cepillos manuales depende completamente de nuestra técnica de cepillado, los cepillos de dientes eléctricos nos ayudan en parte a realizar este trabajo. Su vibración imita al cepillado manual, ya sea con movimientos circulares, en dirección de un lado a otro o vibraciones sónicas. Se indican en todo tipo de pacientes pero especialmente en quienes tienen dificultades a la hora de cepillarse los dientes de forma manual, por ejemplo debido a artritis u otros problemas en las articulaciones, personas con dificultar para dominar una técnica de cepillado, ancianos, etc. Además, su mango es más ancho que el de los cepillos manuales, por lo que suelen ser más fáciles de agarrar.

Al igual que en el cepillado manual, el uso correcto del cepillo eléctrico es esencial para garantizar una buena limpieza bucal. Hay que tener en cuenta que usar un cepillo eléctrico no acorta el tiempo de cepillado: seguiremos necesitando al menos dos minutos para dejar los dientes bien limpios. Al igual que con los cepillos manuales, no debemos apretar demasiado: para ayudarnos,algunos cepillos eléctricos están equipados con un sensor que les hace detenerse si aplicamos demasiada presión. Por último, debemos prestar atención al estado de los cabezales: si las cerdas empiezan a desgastarse, ha llegado la hora de sustituirlo por uno nuevo.

Escojas cepillo manual o eléctrico, recuerda: ¡la regularidad es muy importante! Para tener una sonrisa en plena forma, debemos cepillarnos los dientes después de cada comida y especialmente antes de ir a dormir.