el blog

Cuida

tu

sonrisa

Los dientes y el Ratoncito Pérez, ¡conoce la historia!

¡La visita del Ratoncito Pérez es uno de los momentos más emocionantes de los más pequeños de la casa!

Cuando los niños pierden sus primeros dientes, Ratoncito Pérez les deja un regalo a cambio de llevarse el diente.

Pero, ¿conoces de donde surgió esta tradición?

Un pequeño regalo y una historia llena de fantasía y magia es la mejor solución para acabar con el temor que supone perder un diente. Este cuento surge con el fin de transformar el miedo que les puede provocar la pérdida de los dientes de leche por la ilusión que supone que venga el Ratoncito Pérez y se lo cambie por un regalo o una moneda.

¿Cómo surgió la historia del Ratoncito Pérez?

Este cuento se remonta a la época de la Reina María Cristina, madre del rey Alfonso XIII. Al parecer, cuando el joven heredero perdió su primer diente de leche, su reacción fue desmesurada. Por ello, su madre contactó con el escritor Luis Coloma para encargarle la creación de un cuento que pudiera calmar a su hijo.

Los personajes principales eran el Ratoncito Pérez y Bubi I, un niño rey que representaba a Alfonso XIII con el apodo cariñoso por el que le llamaba María Cristina. En la historia, los dos personajes crean una fuerte amistad cuando el roedor recoge el diente de Bubi a cambio de un regalo y, juntos, recorren diferentes casas para dejar más regalos a otros niños que también han perdido sus dientes. Cuando Bubi ve la pobreza de los demás, su forma de pensar cambia y, durante su reinado, hace todo lo que está en su mano para ayudar a los más desfavorecidos.

¿Cómo y cuándo decir la verdad sobre el Ratoncito Pérez?

No es fácil afrontar el momento en el que le contamos a un niño la verdad sobre el Ratoncito Pérez, Papá Noel o los Reyes Magos.  Sin embargo, llega un momento en sus vidas en el que empiezan a cuestionarse si es verdad aquello en lo que creen. Los compañeros del colegio, un hermano o familiar más mayor o incluso internet provocará que, tarde o temprano, alguien le diga al pequeño que el Ratoncito Pérez no existe.

Por ello, cuando llegue el momento en el que nos pregunte sobre ello, lo mejor es ser sincero de la manera menos traumática posible. No existe un momento perfecto para confesar la verdad sobre las fantasías que lo han acompañado a lo largo de su vida, ya que depende de muchos factores. Sea cuando sea, lo importante es tener una actitud suave, pero decirlo claramente y sin crear confusión en el pequeño.

El Ratoncito Pérez se llevará los dientes de leche y dará paso a que les salgan sus dientes definitivos, por ello, debemos ayudarlos a que tengan una boca sana, cuidándola con productos infantiles que sean adecuados a su edad, y porque no con sus personajes favoritos, para favorecer su motivación a cepillarse los dientes.

Es de vital importancia cuidar la boca de nuestros hijos desde una edad temprana y acudir de forma anual al odontopediatra, eso les evitará problemas en el futuro.

Hábitos diarios 12 febrero, 2018

Te puede interesar