Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

Los hábitos heredados de los niños

Si tienes hijos, seguro que ya te has dado cuenta de que los niños son una auténtica «esponja»: absorben todo lo que ocurre a su alrededor y no dejan de aprender cosas nuevas constantemente. Y por supuesto, una de sus maneras favoritas de aprender es imitando a los mayores, ya que nada les gusta más que parecerse a papá, a mamá o a sus hermanos.

Siendo conscientes que los niños copian lo bueno y lo malo de las personas que les rodean, nuestro deber como padres es predicar con el ejemplo. La infancia es el momento de heredar buenos hábitos para tener una sonrisa sana y bonita durante toda la vida, por eso hoy queremos compartir estos consejos de salud bucal para niños y papás.

Buenos hábitos de salud bucal para toda la vida

  • Los niños son muy receptivos, así que se darán cuenta en seguida de cuál es nuestra actitud acerca del dentista. Hay que transmitirles que no hay ningún motivo para tenerle miedo, al contrario, es un amigo al que visitamos de buen gusto para que nos ayude a cuidar de nuestra sonrisa. Al igual que mamá y papá van al médico de los mayores y los niños al suyo propio, también hay un «dentista especial» para los más pequeños: el odontopediatra.
  • Si queremos que los niños se cepillen los dientes después de cada comida, ¡tenemos que predicar con el ejemplo! El cepillado es un gran momento para compartir con los peques al tiempo que les educamos en salud bucal. Busca un cronómetro o descárgate alguna aplicación en su Smartphone o tableta para ayudarles a dedicar todo el tiempo necesario a cepillarse los dientes. Con un poco de imaginación, podrás convertir esta actividad en un juego divertido para grandes y pequeños.
  • Recuerda que aunque es estupendo imitar a papá y a mamá, los niños necesitan tener productos de salud bucal específicos a sus necesidades. Los cepillos deben ser del tamaño adecuado, fáciles de agarrar y con filamentos suaves. En cuanto a la pasta dentífrica, debe tener una cantidad de flúor apropiada para su edad y un sabor que les guste. En ambos casos, buscar productos animados con sus personajes favoritos siempre ayudará a motivarles. Para niños de 2 a 6 años, PHB Petit incluye dibujos de Pocoyó y Peppa Pig; para los mayores, a partir de 6, puedes escoger PHB Junior con toda la tribu de la película Madagascar. A esa edad también puedes introducir su primer cepillo eléctrico, un nuevo «juguete» con el que seguro que se lo pasan en grande.
  • Otro buen hábito para todas las edades es el uso diario de enjuagues bucales, que refuerzan la higiene y ayudan a prevenir las caries y otras enfermedades bucales. Explícales muy bien que no es una nueva bebida, ¡hay que escupirlo al terminar!
  • También tendrás que enseñarles a usar el hilo dental, ya que es otro ritual de salud bucal imprescindible. Pueden empezar a usarlo desde el momento en que tienen dos dientes en contacto, así se irán acostumbrando poco a poco.

Una dieta sana en familia

Como ya sabes, seguir una alimentación saludable, variada y equilibrada es muy importante para disfrutar de una buena salud. Para presumir de una sonrisa sana necesitamos incluir en nuestra dieta y en la de los pequeños alimentos ricos en calcio como los productos lácteos, las hortalizas de hoja verde, los pescados enlatados o las almendras. También necesitamos garantizar un aporte suficiente de vitamina D, ya que es la que favorece la absorción del fósforo y del calcio necesarios para la formación de los huesos y dientes.

Los niños también tienen que aprender de nosotros a seguir un horario de comidas regular. Sentarse a la mesa en familia, en lugar de comer delante de la tele, nos permite convertir las comidas en una ocasión para estar juntos y hablar de cómo ha ido el día.

Por último, para evitar que las chuches se conviertan en una ocurrencia diaria, es muy aconsejable tener en casa diferentes opciones saludables para las meriendas y para picar entre horas, como yogures o pinchos de fruta. Y si algún día caemos en la tentación de lo dulce, ¡toca lavarse los dientes después!