Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

Los peques y el enjuague bucal

El enjuague bucal es uno de nuestros aliados más eficaces para el cuidado y salud de nuestros dientes, y en un post anterior lo comparé con uno de los conocidos mosqueperros. ¿Recuerdan “uno para todos y todos para uno”? Sí, hablábamos del enjuague, del hilo dental y la pasta de dientes, siendo todos liderados por el gran cepillo dientes.

Sí, el enjuague bucal ha de convertirse en uno de esos fieles amigos, sin embargo, su incorporación en el cuidado dental debe ser más tarde que la del resto de los mosqueperros, je je je.

La edad idónea para comenzar a usarlo es los seis años. A esa edad los peques ya controlan bien el enjuagarse y no tragarse el líquido, antes no es recomendable precisamente por el no control de los peques a la hora de escupir el enjuague.

Muchos pensarán que con un buen cepillado ya es suficiente, pero no es así. ¿Quieres conocer algunos de sus beneficios?

  • Reduce la caries dental  en un 40% más tras el cepillado.
  • El enjuague llega a aquellos rincones interdentales a los que la destreza de los peques con el cepillo de dientes no llega. Sin contar que, de llevar ortodoncia, llega a donde el cepillo no puede.

Por cierto, ¿Sabes que existen productos para antes del cepillado que tiñen los dientes para mostrar la placa? Yo he de reconocer que no conocía los primeros hasta el momento, y la verdad es que me parecen un buen recurso para los peques. ¿Por qué? Tiñen los dientes en distintas tonalidades dependiendo de la suciedad del  diente. ¿No me dirán que eso no les va a molar a los peques? Bueno, ya saben no olviden a cada uno de los amigos de D’artacán, me despido con el célebre: ¡¡¡Uno para todos y todos para uno!!!