Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

¡Mi cepillo da vueltas!

El cepillado es la remoción mecánica de la placa bacteriana que se encuentra adherida a los dientes y es importante eliminarla porque puede provocar tanto problemas dentales (caries) como gingivales o periodontales.

Ya desde la era de los antiguos egipcios se tenía conciencia de que tener un cuidado bucal diario era importante, por eso ellos utilizaban pequeños palos de ramitas de árboles que masticaban hasta dejarlo filamentoso y lo utilizaban como cepillo rudimentario. La  historia, la ciencia y la tecnología han avanzado mucho desde entonces hasta llegar a lo que hoy nosotros conocemos como los cepillos eléctricos.

Los cepillos eléctricos a diferencia de los manuales, facilitan la limpieza puesto que giran o se mueven a muchas más repeticiones por minuto de lo que nosotros podríamos llegar a hacer manualmente. Además, sus pequeños cabezales permiten mejor el acceso a las superficies dentales.

Al igual que los cepillos manuales los hay con filamentos diferentes durezas o con diferentes formas, los eléctricos tienen diferentes cabezales que se pueden y se deben cambiar. No debemos olvidar que al igual que debemos cambiar nuestro cepillo manual cada 3 meses por el desgaste de los filamentos, también debemos cambiar los cabezales de nuestro cepillo eléctrico, porque sus filamentos también se desgastan y más rápidamente, ya que giran mucho más rápido.

Existen tres tipos principales de cepillos eléctricos:

~      Los oscilantes rotacionales, que son los que realizan movimientos circulares.

~      Los oscilantes rotacionales 3D, que son los que además del movimiento circular también posee un movimiento pulsátil, por lo que accede mejor a los surcos de las caras oclusales de los molares.

~       Y los sónicos, que producen altas vibraciones en horizontal. Este tipo de cepillo eléctrico es el menos recomendado ya que al producir movimientos horizontales podría producir abrasión por cepillado sobre la superficie del diente y provocar un desgaste a nivel cervical (en la unión de la corona con la raíz del diente a nivel de la encía)

¿Y cómo usamos el cepillo eléctrico? A la hora del cepillado con el cepillo eléctrico no debemos olvidar que el cepillo en sí produce el movimiento rotacional solo, por lo que nosotros tendremos que ayudarle a acceder a toda la superficie del diente con otro tipo de movimiento.

El movimiento que realizaremos será simplemente deslizando el cepillo desde la cara vestibular del diente (la parte de fuera, la que vemos) pasando por la cara oclusal (con la que masticamos) hasta llegar a la cara lingual/palatina (la cara del diente que se encuentra por dentro). Simplemente deberemos dejar actuar el cepillo en cada cara unos segundos sin apretar el cepillo contra el diente ya que nos podríamos hacer daño.

Para realizar bien el cepillado primero vamos a dividir nuestra boca en cuatro partes trazando una línea imaginaria en horizontal separando los dientes del maxilar de los dientes inferiores de la mandíbula y otra línea en vertical cruzando por en medio de los dos incisivos superiores e inferiores.

Empezaremos cepillando la parte superior derecha de nuestra boca, desde la cara vestibular de la última muela hasta su cara palatina, al terminar avanzaremos de atrás adelante realizando el mismo movimiento con cada diente hasta llegar al incisivo central (la paleta derecha). Continuaremos por la parte izquierda superior del mismo modo, pero esta vez de delante a atrás, es decir desde el incisivo central superior izquierdo hasta la última muela de la parte izquierda. Al terminar con la parte superior seguiremos con los dientes de la mandíbula, empezando desde la parte inferior izquierda de atrás hacia delante cepillando de nuevo desde la cara vestibular de la ultima muela hasta la lingual de la misma y pasando por todos los dientes hasta terminar en la última muela de la parte derecha.

Por tanto, debemos empezar el cepillado en la parte superior derecha y terminarlo en la parte inferior derecha como si fuese un reloj.

¿Reloj? ¿Y el tiempo de cepillado? El tiempo de cepillado con un cepillo eléctrico será de unos 30 segundos por cuadrante (por cada parte desde la muela al incisivo central y viceversa), siendo el tiempo completo del cepillado de unos 2 minutos, aunque si le dedicas un par de minutos más ¡mucho mejor! Aunque el cepillo sea eléctrico y se mueva solo también debes recordar que cuando más tiempo lo dejes actuar más placa va a eliminar.

En cuanto a la pasta dentífrica recuerda que debes aplicar la cantidad de un guisante al cabezal del cepillo y no olvides completar la higiene diaria pasando la seda dental por los espacios interproximales de los dientes y el enjuague bucal de uso diario.