Blog | Cuida tu sonrisa

Dulce Navidad
Pequeñas sonrisas

Navidad, dulces y comidas fuera

Llegan las navidades y yo ya me echo a temblar. Yo no sé si es únicamente en nuestro país, si es en mi casa, o es en todos los sitios, pero aquí nos pasamos todas las navidades en un banquete continuo. Adoro a mi familia, pero tenemos un defecto genético que consiste en que no sabemos controlar la cantidad y siempre hay comida para que coman al menos diez personas más de las que estamos. Eso como poco.

Yo creo que no se pueden poner puertas al campo. Es imposible (y hasta cruel) tener una mesa llena de dulces y decirles a los niños que no coman. Para eso es mejor no ponerlas. Pero luego está el sentido común y la mesura: No hace falta que salgamos rodando.

Os voy a dar cuatro pequeños consejos para ayudaros a sobrellevar las fiestas:

 

Los postres, en platos individuales

Si es posible, es mejor que los postres se sirvan a cada persona para evitar el picoteo. Comeremos lo que tengamos delante, pero no estaremos toda la noche haciendo expediciones furtivas a la bandeja de los postres.

 

Si no es posible servirlos individualmente, elige siempre bandejas pequeñas

Con la vista también comemos. Una bandeja grande a medio llenar parece menos cantidad que una pequeña completa. Si la bandeja es demasiado grande tenderemos a aumentar la cantidad y comeremos más de la cuenta casi con toda seguridad.

 

Los postres caseros, un plus

Cuanto menos envasado mejor. Mejor un turrón artesanal que de fábrica y mejor un postre casero que cualquier otra cosa. Así sabremos seguro qué estamos dándoles y podremos buscar alternativas más saludables.

 

Siempre lleva tu kit dental contigo

Los dientes hay que lavárselos también en las fiestas. Por eso está bien que tengáis un pequeño neceser con unos cepillos y pastas dentífricas de viaje para llevarlos discretamente en el bolso y poder proceder a la limpieza inmediatamente. Y si no, al volver a casa siempre hay que hacer un lavado más a fondo de lo normal.

¿Cómo os las apañáis vosotros?