Blog | Cuida tu sonrisa

Salud bucal

Navidad, dulces y comidas fuera

La Navidad es una de las épocas más bonitas del año. Reuniones con los seres queridos, adornos y luces por todas partes, vacaciones, grandes banquetes… Y es ahí, en el tema gastronómico, donde también reside la parte negativa de estas fiestas. Sobre todo, para nuestros dientes (y muchas veces, nuestra digestión). 

No podemos negar que en estas fechas las mesas se llenan de mucha más comida de la que necesitan los comensales. Si en la cena hay diez invitados, la cantidad es para 20. Y eso, sin contar los postres navideños, como los polvorones o el turrón. Pero tampoco vamos a erradicarlo. Al final, la Navidad dura un par de semanas y a nadie le amarga el dulce.

La cuestión está en encontrar un punto medio. Comeremos de más y nos pasaremos con el azúcar, pero tampoco tenemos que llegar a empacharnos. Se trata de disfrutar y darnos caprichos, pero no atiborrarnos como si llegase el fin del mundo. Si nos pasamos, lo único que conseguiremos es que nos siente mal tanta comida y probablemente, que nos sintamos mal con nosotros mismos. 

¿Quieres saber cómo disfrutar de la Navidad sin excederte?
Aquí te dejamos algunos trucos que te permitirán darte caprichos sin necesidad de caer en el empacho:

Los postres, en platos individuales

Ya sabes cuál es el peligro de las grandes bandejas de postres en el centro de la mesa. Crees que sólo vas a comer un par de ellos, pero la conversación y los brindis se alargan y es inevitable caer en la tentación de seguir cogiendo polvorones y mazapanes. La solución es sencilla: una persona, un pequeño plato con una degustación de postres. Comeréis de todo, pero en su justa medida. Si no es posible servirlos individualmente, elige siempre bandejas pequeñas y calcula cuántos productos poner para que los invitados no se atiborren.

Los postres caseros, un plus

Seguro que hay algún postre que no puede faltar en tu mesa navideña. El turrón preferido de los niños, los polvorones de la pastelería de confianza… Comprad lo imprescindible y, el resto, hacedlo en casa. Lo pasaréis en grande cocinando en familia y además controlaréis los ingredientes que usáis. Así, podréis reducir el azúcar de alguno de los postres y proteger así vuestros dientes.

Siempre lleva tu kit dental contigo

En Navidad es muy habitual comer o cenar en las casas de nuestros familiares o amigos. Pero los dientes hay que lavarlos también durante las fiestas. Sobre todo, teniendo en cuenta que consumiremos más azúcar o alcohol de lo habitual. Una buena manera de cuidar tu higiene bucal en estas fechas es llevar contigo un kit de viaje. Estos pequeños estuches con cepillo y pasta caben en cualquier bolso y no nos cuesta nada, después de la comida, ir al baño y cepillarnos. Además, una vez tengas la boca limpia, no te apetecerá seguir picando y evitarás caer en la tentación de los últimos postres que quedan rezagados en la mesa.

¿Te animas a probar estos tips durante estas fechas?

¡FELICES FIESTAS A TODOS!