el blog

Cuida

tu

sonrisa

¿Para qué sirven los dientes?

¿Qué es sentirse bien?

Unos dientes sanos son esenciales para nuestro bienestar, por eso es tan importante cuidar de ellos durante toda la vida. Pero a menudo no nos damos cuenta de todo lo que nuestros dientes hacen por nosotros.

Función masticadora: imprescindibles para la digestión

Como ya hemos visto, los dientes tienen diferentes papeles relacionados con la masticación. Así, los incisivos sirven para cortar y los colmillos para desgarrar, mientras que premolares y molares se encargan de triturar los alimentos. De esta manera, la comida queda preparada para ser procesada por el estómago.

Cuando faltan piezas dentales o los maxilares no encajan correctamente, puede ocurrir que los alimentos no se trituren lo suficiente. Esto puede dar lugar a problemas digestivos como la dispepsia (digestión lenta) o la aerofagia (exceso de gases). Por tanto, una buena salud dental contribuye a una buena digestión.

Función fonadora: los dientes nos ayudan a hablar

Los dientes son fundamentales para la fonación, es decir, para pronunciar correctamente las palabras al hablar. Si faltan dientes o éstos se encuentran en una posición incorrecta, puede ser muy difícil emitir ciertos sonidos.

Función estética: la importancia de una bonita sonrisa

Una buena apariencia nos ayuda a la hora de relacionarnos con los demás. En nuestro día a día enseñamos constantemente los dientes al sonreír, gesticular, hablar… Por ello, si una persona no se siente cómoda mostrando su dentadura puede llegar a sufrir problemas psicológicos que dificulten su vida social, personal o incluso profesional.

La ausencia de molares hace que las mejillas se hundan, mientras que si las que faltan son las piezas frontales será imposible de disimular. Si los dientes están descolocados o los maxilares no cierran de manera correcta, la simetría del rostro puede verse afectada.

Aunque los dientes no suelen ser totalmente blancos, si están excesivamente manchados o amarillentos también pueden ocasionar una mala impresión. En cambio, una sonrisa cuidada, saludable y sincera puede abrirnos muchas puertas y hacer que nos sintamos mejor con nosotros mismos. ¡Cuida bien de tus dientes y atrévete a sonreír!

Hábitos diarios 30 mayo, 2013

Te puede interesar