Blog | Cuida tu sonrisa

Salud bucal

Los 3 pasos para una sonrisa sana

La clave para conseguir una sonrisa sana y bonita está en seguir una buena rutina de higiene bucodental.

Así, además de cuidar la parte estética, conseguiremos prevenir enfermedades bucodentales y mantener sanos nuestros dientes y encías.

La cavidad bucal contiene en torno a 1000 especies de bacterias diferentes que, si no se controlan adecuadamente, pueden dar lugar a infecciones y patologías. Algunas enfermedades como caries, gingivitis y problemas como el mal aliento, se desarrollan a causa de una higiene bucal insuficiente.

Además, esas bacterias, en el caso de la periodontitis, pueden viajar a través de la sangre hacia otras partes del cuerpo, incrementando el riesgo de otras patologías como las cardiovasculares o la diabetes.

Para controlar la placa bacteriana y la suciedad de nuestra boca es necesario cumplir con nuestra rutina de higiene bucal después de cada comida.

A continuación, te contamos los tres pasos fundamentales para mantener una salud óptima en nuestra boca.

  • Cepillado tres veces al día. Después de cada comida, es muy importante cepillarnos los dientes. Se debe ejercer cierta presión pero sin excesiva fuerza, ya que podemos perjudicar a nuestras encías si apretamos demasiado. Debemos realizar movimientos circulares y cepillarnos durante 2-3 minutos, sin olvidar ningún rincón de nuestra boca y pasando por todas las caras de los dientes.
  • Utilizar algún elemento de higiene interdental al menos una vez al día. El hilo dental y las sedas son fundamentales para llegar a zonas de menor tamaño y por ello, de difícil acceso. Con los cepillos interdentales se puede acceder a zonas que cuentan con un tamaño mayor. Hay productos como PHB Flexi de doble acción, indicados para obtener una correcta higiene interdental de una manera fácil y práctica. Es importante tener en cuenta la limpieza del espacio interdental para conseguir una limpieza bucal completa.
  • Usar enjuague bucal. El enjuague bucal trata y evita patologías bucales además de aportar diferentes propiedades según su composición. Utilizándolo al menos una vez al día podemos prevenir enfermedades como la caries y limpiar zonas de la boca donde no accede el cepillo. En el mercado existen diferentes tipos de enjuagues, que incluyen componentes específicos para cada necesidad.

Estos pasos son fundamentales para que nuestra boca tenga una salud óptima. De no seguir esta rutina, podemos desarrollar patologías como caries, gingivitis, problemas como el mal aliento, e incluso puede desencadenar en la pérdida de alguna pieza dental.

Además de realizar esta rutina cada día, es muy importante visitar al dentista, al menos, una vez al año.

Así, hará un seguimiento de nuestra salud bucal para determinar si estamos realizando estos pasos correctamente o si necesitamos algún tratamiento específico.