Blog profesional

Dentistas

Sucesión de la clínica dental: tengamos un plan

Sucesión es el traspaso entre dos personas de una responsabilidad o una tarea. Ocurre en todos las empresas y en todas las familias. Los problemas surgen cuando no se sigue un plan ni se quiere hablar de ello con naturalidad y confianza. Revisemos algunos factores de la mano de un experto, Manuel Domínguez, empresario y experto en sucesión.

Sobre el concepto de sucesión en una clínica dental nos referimos a dos cosas diferentes: por un lado, el traspaso de la dirección de la clínica y, por otro, el traspaso de la propiedad y el poder, bien a descendientes cuya profesión sea la misma o no.

«Parece fácil, pero la realidad es mucho más complicada, pues afecta a personas, sentimientos y esfuerzos. En el caso de las clínicas dentales, también hablamos de un proceso, no un hito, para el cual no hay manual de instrucciones, con ausencia total de protocolo o manual cerrado de pautas a seguir y que en muchas ocasiones se complica por la falta de comunicación entre las partes implicadas».

En este sentido afirma: «Lo mejor es hacer un plan y desdramatizar la situación. Es más, dentro del Plan de Negocio de la Clínica dental, debería contemplarse ya el plan de la sucesión para agilizar todo cuando llegue ese momento. Esto facilitaría de manera considerable este paso para todos».

Pero, ¿por qué éste es un tema espinoso? «Normalmente, la sucesión suele ser un asunto complicado del que nadie habla en la familia. El padre, dueño del negocio, siente que está  al final de una etapa, cerca de la muerte, siente que está mayor, tiene miedo a perder el control o el estatus, le suele costar trabajo elegir entre uno de los hijos para sucederle, tiene que estar preparado para soltar las riendas del negocio, etc.  Es un momento muy difícil», relata Domínguez.

Por su parte, el cónyuge no habla del tema porque no quiere trasladar problemas al seno familiar y el hijo sucesor no habla del tema tampoco porque no quiere dar a entender que quiere echar al padre cuanto antes. Y, por otro lado, están los trabajadores de la clínica dental, que no tienen ningún interés en asumir cambios que les puedan afectar su estabilidad laboral, incluidos los cambios generacionales que son inevitables.

«Es decir que todo el mundo da vueltas alrededor pero nadie quiere hablar del tema. Y no se dan cuenta de que es un proceso que tarde o temprano se va a producir porque el padre, dueño de la clínica, se va a morir, como a todas las personas nos sucede», afirma Domínguez. De ahí la importancia de hablar de ello con total naturalidad y tratando el proceso como algo normal.

Pero ¿cómo hacerlo para que sea lo menos traumático posible? «Lo importante es tener un plan, hacer las cosas con tiempo, escoger al candidato, formarlo tanto fuera del negocio como dentro de la clínica; ceder la clínica y organizar el poder dentro de la clínica.»

Y sobre todo, ser conscientes de que hay que desdramatizar el tema y de que forma parte de la vida.