Blog | Cuida tu sonrisa

Vuelve la Navidad
Pequeñas sonrisas

¡Prohibido morderse las uñas!

Morderse las uñas es una costumbre bastante común entre los niños, pero que también se da en los adultos. En muchos casos el origen del hábito está en una razón psicológica: nervios, estrés, angustia,frustración o simplemente aburrimiento.

Morderse las uñas de manera continua tiene consecuencias desastrosas para la estética: los dedos se achatan, se forman padrastros, la superficie de la uña se reduce hasta casi desaparecer e incluso pueden formarse infecciones. Pero lo que muchos no saben es que morderse las uñas también es perjudicial para la salud dental. Con el paso del tiempo, esta manía va desgastando los dientes, sobre todo los incisivos centrales, y  en algunos casos los dientes pueden llegar a separarse.

Está claro que morderse las uñas es un hábito que hay que combatir desde el principio pero ¿qué puedes hacer si sorprendes a tu hijo haciéndolo? Aquí te dejamos algunas ideas para ayudarle:

  • Hay que tener muy presente que si se regaña, se ridiculiza o se castiga al niño por morderse las uñas el problema se puede agravar, ya que como hemos visto tiene un componente psicológico. Así que, cuando le veas morderse las uñas, debes llamarle la atención pero sin darle excesiva importancia.
  • En las farmacias existen esmaltes especiales con sabor desagradable, ya sea picante o amargo. Este tipo de esmaltes tienen un color transparente, por lo que no serán visibles después de aplicarlos. La idea es que el niño sienta rechazo a llevarse los dedos a la boca.
  • También puedes intentar inculcarle la idea de que las uñas son bonitas y hay que cuidarlas. Desde pequeños, puedes enseñarles a cortarlas, limarlas y, en el caso de las niñas, pintarlas con esmaltes de sus colores favoritos.
  • Otra idea es ponerle tiritas o esparadrapos que tapen las uñas, aunque en nuestra ausencia es posible que se los quite.

Si todo lo anterior no funciona, ha llegado el momento de buscar el consejo de un psicólogo infantil, que podrá buscar la raíz del problema y aconsejar técnicas de relajación u otros tratamientos para dejar de morderse las uñas.