el blog

Cuida

tu

sonrisa

¿Qué es la blancorexia? Nuevo riesgo para la salud dental

¿Piensas que tu sonrisa será más bonita cuanto más blanca sea? ¡Ten cuidado! La blancorexia es una patología que hace referencia a la obsesión por tener los dientes cada vez más blancos.

Este trastorno preocupa cada vez más a los dentistas, ya que intentar blanquear los dientes de manera extrema puede suponer un riesgo para la salud de los dientes.

El problema de la blancorexia es que, aquellos que la sufren, nunca están conformes con el color de sus dientes y siguen realizando tratamientos poco recomendables que pueden ser muy perjudiciales.

Por ello, si queremos realizarnos un blanqueamiento dental, es fundamental que acudamos a nuestro dentista para que nos aconseje el mejor tratamiento para nuestro caso en concreto y lo realicen expertos.

Además, existen casos en los que el blanqueamiento puede no estar recomendado. Es necesario valorar cada caso en la clínica dental.

¿Qué problemas puede desencadenar la blancorexia?

El problema de la blancorexia es que, la mayoría de las personas que realizan tratamientos para blanquear los dientes, piensan que es solo una cuestión estética que no tiene consecuencias más allá.

Sin embargo, puede dar lugar a graves problemas de salud dental para aquellas personas que no hacen caso de las recomendaciones de sus dentistas. Los principales problemas derivados del blanqueamiento son hipersensibilidad dental e irritación de las encías .

Es muy importante realizar el tratamiento blanqueador en una clínica dental.Fuera de ese ámbito, no tenemos ninguna garantía de conseguir el resultado deseado y, sobre todo, podemos poner en riesgo nuestra cavidad bucal.

El abuso de las sustancias blanqueantes puede irritar nuestras encías, desgastar el esmalte y provocar sensibilidad dental.

¿Por qué surge esta obsesión por las sonrisas completamente blancas?

En primer lugar, el color natural de los dientes no es el blanco, sino un tono más cercano al marfil.

El problema es que, en muchas ocasiones, nos guiamos por las imágenes que vemos en la televisión, en las revistas y en las redes sociales, que no representan la realidad.

Muchas de las imágenes que vemos están editadas para realzar ese color artificial, puede que sus protagonistas utilicen carillas o algún método similar en vez de su propia dentadura, o que realmente se hayan sometido a un tratamiento blanqueador.

Por tanto, debemos interiorizar que los cánones de belleza no son siempre recomendables o saludables, y que la naturalidad también es bonita.

¿Qué podemos hacer para tener unos dientes más blancos sin tratamientos abrasivos?

Lo más importante es que nos cepillemos los dientes después de cada comida y utilicemos productos como el hilo dental, los cepillos  interdentales y el enjuague bucal blanqueante.

Además, debemos evitar en la medida de lo posible los  productos que manchan nuestros dientes como el tabaco, el café, el vino tinto o las bebidas carbonatadas.

Además, debemos evitar en la medida de lo posible los  productos que manchan nuestros dientes como el tabaco, el café, el vino tinto o las bebidas carbonatadas.

¿Nuestro consejo? Para devolver el blanco natural a tus dientes es aconsejable utilizar dentífricos con una composición específicamente diseñada para ello y fórmulas poco abrasivas, como PHB White.

Salud bucal 23 marzo, 2018

Te puede interesar