Blog | Cuida tu sonrisa

Salud bucal

¿Qué es el curetaje dental?

El curetaje dental es un tratamiento efectivo contra la piorrea que se utiliza, especialmente, cuando la afección se encuentra en un estado avanzado. Las enfermedades periodontales -gingivitis y periodontitis- son uno de los problemas bucodentales más frecuentes en España, según recoge la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA).

Pero… ¿qué es concretamente el curetaje dental?

También conocido como raspado y alisado radicular, el curetaje es una técnica odontológica que forma parte de los tratamientos contra la periodontitis.

A medida que avanza la periodontitis, la placa bacteriana se va extendiendo y pasa de la superficie dentaria supragingival o visible a la parte subgingival, es decir, al interior de las encías. Allí, crea bolsas periodontales, que es uno de los rasgos característicos de la enfermedad y que da lugar a la formación de espacios (“bolsas”) entre los dientes y las  encías.

El curetaje dental permite eliminar toda esa placa bacteriana y sarro acumulado bajo las encías. El objetivo de esta técnica es dejar la superficie dental lo más lisa posible y libre de impurezas para impedir que la periodontitis avance.

¿Cómo se realiza el curetaje dental?

El curetaje consiste, fundamentalmente, en raspar las superficies de las raíces de los dientes, accediendo por debajo de la encía para eliminar el sarro y todas las bacterias acumuladas en las bolsas periodontales. Esto se hace con unos instrumentos llamados curetas y proporcionar una superficie más lisa en la parte de las raíces de los dientes.

Las curetas, unos instrumentos metálicos manuales, permiten acceder a las bolsas periodontales para eliminar la placa y el sarro acumulados.

¿El curetaje duele?

El curetaje dental de toda la boca se suele realizar en varias sesiones para evitar ser muy agresivos con la cavidad bucal. Normalmente se divide en 2 o 4 sesiones, separando la boca por cuadrantes. Antes de comenzar con la sesión de raspado se coloca anestesia local en la zona donde se va a realizar para evitar todo tipo de dolor o sensibilidad. Así, se asegura que el tratamiento sea totalmente indoloro.

¿Por qué se realiza el curetaje por cuadrantes?

Lo más habitual es realizar el curetaje por cuadrantes. En este caso, el especialista trabajará en cuatro cuadrantes: superior derecho, superior izquierdo, inferior derecho e inferior izquierdo. Por eso, según las necesidades de cada paciente, se pueden necesitar dos o más sesiones para realizar este tratamiento de la mejor manera posible. Pero, ¿por qué dividir el trabajo en sesiones y cuadrantes? Esta forma de trabajar es más eficaz porque el dentista se centra en una sola zona de la boca y eso le permite ser más minucioso en cada sesión. 

Además, realizar el curetaje por cuadrantes es menos molesto para los pacientes porque, en lugar de anestesiar la boca por completo, sólo se duerme la zona donde se va a actuar. Así que, una vez finalizada la sesión, la recuperación es mucho más rápida. Por lo general, esta actuación se divide en dos sesiones, aunque depende de la situación del paciente que sea necesario hacer más o menos. Será el especialista quien evalúe la mejor opción para cada caso.