Blog | Cuida tu sonrisa

Irrigador
Hábitos diarios

¿Qué es la irrigación bucal y para qué sirve?

El irrigador bucal es un complemento del cepillado que permite alcanzar una limpieza más profunda de la cavidad bucal. Su función principal consiste en aplicar un chorro de agua a presión sobre los dientes y encías para llegar a aquellos rincones donde el cepillo no puede acceder. Es una técnica complementaria, no sustitutiva. Al usarlo tras el cepillado, podemos eliminar esa placa bacteriana depositada en las zonas de difícil acceso, como el borde de las encías y la zona interdental. Además, proporciona una sensación de limpieza y frescor máxima.

Este aparato, normalmente eléctrico, proyecta un chorro fino entre los dientes y las encías que proporciona una higiene bucal más completa. Llega más allá que el cepillo de dientes, que el hilo dental y que los cepillos interdentales y es más fácil de usar.

¿Para qué sirve un irrigador bucal?

El irrigador bucal es el mejor aliado de aquellos que buscan una higiene especialmente cuidadosa. Puede utilizarlo cualquier persona que quiera mejorar su rutina de higiene bucal y es tan cómoda que puede incorporarse con facilidad a cualquier rutina.

Además, es especialmente recomendable para algunos grupos de personas:

  • Usuarios de implantes dentales.  El irrigador bucal permite limpiar más fácilmente los espacios entre las prótesis dentales y la encía. 
  • Usuarios con ortodoncia. Los brackets ocupan gran parte de la superficie dental y no siempre es fácil mantener una higiene óptima. Además, el arcoque los une también dificulta el acceso a la zona interdental. El irrigador facilita la limpieza porque el chorro pulsátil puede entrar por todos los huecos a los que no llega el cepillo e impide que se acumule placa y restos de comida.
  • Gingivitis o periodontitis. Estas dolencias provocan la inflamación y el sangrado de las encías, por lo que necesitan un cuidado extra. Una limpieza óptima con irrigación dental beneficia a las encías y evita que se inflamen, lo que frenará el avance de estas dos enfermedades.

El irrigador PHB Aqua-Jet es idóneo para incorporar la irrigación en tu rutina de higiene bucal diaria. Su depósito, de 350 mililitros, permite más de 45 segundos de chorro pulsátil, seis opciones de presión y botón de pausa. Además, se puede usar tanto con agua como con enjuague bucal disuelto en agua (30 ml para el bidón completo de agua) y se recomienda su uso después del cepillado.

Para saber más sobre cómo usar el irrigador bucal y cuáles son los beneficios de este producto, ¡echa un vistazo a estos dos artículos!