Blog | Cuida tu sonrisa

Diferencias entre los dientes de leche y los permanentes
Pequeñas sonrisas

¿Qué tienen de especial los dientes de leche?

Los primeros dientes de tu hijo son bastante diferentes de los definitivos, pero ¿te has preguntado alguna vez en qué consisten exactamente estas diferencias? ¡Hoy te las explicamos!

1)  Los dientes de leche son más pequeños

Los dientes de leche son comunes en casi todos los animales, y acompañan al ser humano desde hace al menos 3 millones de años. La razón de su aparición no podría ser más lógica: los niños deben aprender a masticar y comer alimentos sólidos para alimentarse correctamente, pero su carita y su mandíbula son demasiado pequeñas para albergar los dientes grandes de un adulto. Por eso, los dientes de leche cumplen su función mientras el niño crece lo suficiente.

2)  Los dientes de leche son menos

En la dentición temporal sólo hay 20 dientes de leche (8 incisivos, 4 caninos y 8 molares), mientras que los dientes definitivos son 32. La diferencia se explica porque los adultos tienen dos premolares más a cada lado, además de las “muelas del juicio” o terceros molares. A medida que el maxilar de tu hijo crezca, los dientes de leche se irán separando y dejando espacio para que salgan todos los dientes permanentes.

3)  Los dientes de leche tienen una anatomía distinta

Aunque los dientes de leche y permanentes se parecen, hay algunas características que los distinguen:

  • En los dientes de leche, las capas de esmalte y dentina son muy delgadas. Al tener menos dentina, el color es más claro que el de los dientes permanentes. Por tanto, si detectas que los primeros dientes definitivos de tu hijo parecen más amarillentos que los de leche, ¡no te preocupes!: es totalmente normal.
  • Los dientes de leche tienen el cuello más estrecho y la corona más pequeña y achatada.
  • Las áreas de contacto entre las piezas de arriba y las de abajo son más amplias y más planas en los dientes de leche.
  • Por último, las raíces de los dientes de leche son más delgadas y más largas que en los adultos. Cuando llega el momento de que salgan los dientes definitivos la raíz del diente de leche se reabsorbe, haciendo que su caída sea más fácil.