Blog | Cuida tu sonrisa

Salud bucal

Salud bucal y mal aliento

“¿Me huele mal el aliento?” Todos nos hemos hecho esta pregunta en alguna ocasión, y lo cierto es que este embarazoso problema es más común de lo que parece: más de la mitad de la población padece mal aliento o halitosis en algún momento de sus vidas.

En algunas circunstancias, el mal aliento puede considerarse normal: por ejemplo, durante el sueño nuestra producción de saliva es menor, lo que provoca que al levantarnos el olor de la boca no sea demasiado agradable.Pero cuando el mal aliento es muy intenso o persistente puede convertirse en un auténtico problema social, dificultar las relaciones íntimas y acarrear incluso consecuencias psicológicas.

El origen del mal aliento se encuentra principalmente en la cavidad bucal (90%), pero en un porcentaje más bajo (10%) detrás de éste también pueden esconderse problemas de salud muy diversos: trastornos gastrointestinales, sinusitis, enfermedades hepáticas…

La primera medida a tomar ante el mal aliento es extremar la higiene bucal. Las bacterias de nuestra boca descomponen los restos de alimentos produciendo varias sustancias que causan el mal olor, por lo que hay que asegurarse de eliminar estos restos tanto como sea posible. Para ello se aconseja cepillar los dientes después de cada comida, usar hilo dental y enjuagues, y especialmente utilizar un limpiador lingual, que ayuda a eliminarlas bacterias acumuladas en la lengua. También puede ser útil evitar el alcohol, el café y los alimentos de olor fuerte como el ajo.

Si aún así el problema persiste, es imprescindible acudir al dentista, ya que el mal aliento en muchas ocasiones está causado por problemas de salud bucal como caries o periodontitis.