Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

Sedas, hilos y cepillos interdentales: ¿cuál escoger?

En el mercado encontramos cientos de productos para ayudarnos a mantener nuestra boca sana y limpia: cepillos eléctricos, manuales, con filamentos de mayor o menor dureza; pastas de dientes de diferentes sabores, etc. Y claro, con la limpieza interdental pasa lo mismo: sedas, hilos, flosser, cepillos interdentales, con cera y sin cera, con flúor, de diferentes sabores y texturas… ¿Cómo saber si estoy eligiendo el producto que mejor se adecúa a mis necesidades?

Tranquilo, nosotros estamos aquí para ayudarte en esta tarea. A continuación de damos una serie de consejos para que puedas decidir cuál de ellos es el que más te conviene. Toma nota y averigua cuál te puede ser más útil:

  1. Hilos dentales: Ideal si tus dientes tienen una separación estrecha. Suele estar compuesto por uno o varios filamentos. Además, pueden estar encerados, que son los que se recomiendan si estás empezando a usarlo o no lo has hecho con anterioridad, ya que se deslizan con mayor facilidad. Es el que mayor aceptación tiene entre los pacientes.
  2. Sedas dentales: Si tus dientes están muy juntos o están montados, la seda pasará más fácilmente entre ellos. Básicamente se utiliza de la misma forma que el hilo dental, y también puede estar encerada o no, aunque te recomendamos que utilices la variedad con cera, sobre todo en el caso de que pase con dificultad entre el espacio interdental. Su uso es recomendado después de cada comida, y en el lavado antes de ir a dormir, para eliminar posibles restos de comida o placa bacteriana acumulada.
  3. Cepillos interdentales: Se recomienda para espacios interdentales más anchos. Es cierto que la técnica del hilo dental a veces puede resultar algo difícil de dominar. Si este es tu caso, puedes probar a utilizar un cepillo interdental. Estos se adaptan mejor a la superficie del diente, y  se recomienda su uso al menos una vez al día, aunque si se pueden usar más veces, mejor que mejor.

Además, existe el flosser, que es un pequeño arco que, en el caso de que tengas dificultad a la hora de usar tanto seda como hilo dental, te puede resultar de gran ayuda a la hora de llegar a los rincones menos accesibles entre tus piezas dentales.

Como ves, cada uno de estos productos están diseñados para diferentes casos, y para cada una de las necesidades de cada persona. Eso sí, si aún tienes dudas sobre cuál de ellos es el correcto para tu caso en particular, no olvides consultar con tu odontólogo o con tu farmacéutico. Ellos conocen tu boca tan bien como tú, y además pueden orientarte desde un punto de vista profesional.