Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

Sedas, hilos y cepillos interdentales: ¿cuál escoger?

En el mercado cada vez hay más variedad de productos para ayudarnos a mantener nuestra boca sana y limpia. Hay cepillos de todos los tipos: eléctricos, manuales, con diferentes tipos de filamentos, más duros o suaves… Las pastas de dientes también tienen multitud de sabores y funciones: para encías delicadas, blanqueantes, antiplaca… Y con la limpieza interdental pasa lo mismo. Hay sedas, hilos, flosser, cepillos interdentales, con o sin cera, con flúor… La misión de la limpieza interdental es la eliminación de placa bacteriana y restos de alimentos para así, prevenir enfermedades. Pero… ¿cómo puedo saber si estoy eligiendo el producto que mejor se adecúa a mis necesidades?

No desesperes, en este post te guiaremos en la elección del producto que se adapte a tus necesidades. A continuación, te daremos una serie de consejos para que puedas decidir cuál de ellos es el que más te conviene. Averigua cuál puede ser más útil:

1. Hilo dental: es la mejor opción si tus dientes apenas tienen separación. Suele estar compuesto por uno o varios filamentos. Es recomendable que estén encerados, porque serán los más adecuados para aquellas personas que están empezando a utilizarlo, ya que se deslizan con mayor facilidad. Este producto de higiene interdental es el más usado entre los pacientes. Nuestro hilo, está formado por un solo filamento, por lo que no se deshilacha, proporcionando así, un uso fácil de éste.

2. Seda dental: una buena opción para las personas que no tienen espacio interdental es la seda dental, ésta se desliza fácilmente entre los dientes. Se utiliza de la misma forma que el hilo dental y también puede estar encerada. Te recomendamos que utilices la variedad con cera, sobre todo en el caso de que el espacio interdental sea mínimo. Se recomienda utilizar la seda dental como mínimo, una vez al día. De esta manera, conseguiremos eliminar posibles restos de alimento o placa bacteriana acumulada. También hay la opción de utilizar la Cinta dental, la principal diferencia entre ésta y la seda, es que la seda tiene sección circular y la cinta, sección plana.

3. Cepillo interdental: indicado para espacios interdentales más anchos (cuando la encía no cubre todo ese espacio, y se ven huecos negros, similares a un triángulo negro). Si el espacio es amplio, lo mejor será utilizar un cepillo interdental y si es estrecho, la mejor opción será el uso del hilo, la seda o la cinta dental. Hay cepillos interdentales de diferentes tamaños en función del espacio. Se adaptan bien a la superficie del diente y se recomienda su uso, al menos, una vez al día, aunque si se puede usar después de cada comida, mejor.

4. Flosser: es un pequeño arco que, en el caso de que tengas dificultad a la hora de usar seda o hilo dental, te puede resultar de gran ayuda a la hora de llegar a los rincones menos accesibles entre las piezas dentales. También lo hay para niños, con divertidas formas de animales.

Como puedes ver, cada uno de estos productos están diseñados para diferentes casos y para las diferentes necesidades de cada persona. Si aún tienes dudas sobre cuál de ellos es el más indicado para tu caso en particular, no olvides consultar con tu odontólogo o con tu farmacéutico. Ellos podrán orientarte desde un punto de vista profesional. Como ya sabes, la limpieza interdental es una parte más de la salud bucal. No olvides cepillar tus dientes después de cada comida y visitar al dentista, al menos, una vez al año