el blog

Cuida

tu

sonrisa

Sonrisas con Experiencia: Conoce los problemas más frecuentes

A medida que vamos cumpliendo años, vemos como nuestro cuerpo va cambiando, nos salen arrugas, nos cansamos más, la célebre “crisis de los 40” nos motiva a hacer más deporte… Empezamos a ser conscientes de que nuestro cuerpo madura y de que hay que cuidarlo si queremos conservarlo bien. Y una de las partes del cuerpo que acusan los años es, cómo no, la boca. Y es que, aunque muchas veces no somos conscientes de ello, la buena salud bucal es fundamental para la salud en general.

Sin embargo, ¿conocemos cuales son los problemas más comunes que se producen en los dientes y en la boca? ¿No todos? ¡Pues vamos a conocerlos!

  • Caries: es una de las enfermedades bucales que tiene mayor prevalencia en la población mundial, con un porcentaje del 90%. El paso de los años, junto con el desgaste de los dientes derivado de su actividad y los ácidos de la boca, producen un aumento de las caries. Afecta principalmente a las muelas y su principal síntoma es el dolor. La solución consiste en la eliminación, por parte del odontólogo, de toda la estructura del diente afectada, y la reconstrucción de la misma con el material más adecuado en cada caso. Sin embargo, con una buena higiene bucodental y visitas regulares al dentista se consigue mantener la caries a raya.
  • Aumento de la sensibilidad dentaria: la retracción de las encías debido al estrés, al cepillado brusco y a la edad, al igual que la erosión dental provocada por ácidos que pueden proceder de la dieta (alimentos y bebidas ácidas) o del estómago (vómitos, regurgitación) provocan una mayor exposición de las raíces dentales a los alimentos y bebidas frías o calientes, provocando un aumento de la sensibilidad dentaria. Su odontólogo le recomendará el uso de pastas dentífricas y colutorios específicos para la sensibilidad.

Es a partir de los 40 años, cuando las enfermedades de las encías se suelen agravar. Las más frecuentes son:

  • Gingivitis: es la inflamación de las encías, generalmente provocada por la presencia de bacterias y por una higiene bucal deficiente. Las encías suelen presentar enrojecimiento y puede acompañarse de sangrado durante el cepillado o de forma espontánea cuando se come. Será el odontólogo quién le aconsejará el tratamiento más oportuno para eliminar dicho sangrado y evitar su reaparición.
  • Periodontitis: una gingivitis que no se trata a tiempo, puede evolucionar a una periodontitis. Es la inflamación de las encías acompañada por la destrucción del tejido de soporte de los dientes, provocando movilidad en éstos. Será el odontólogo quién le aconsejará el tratamiento oportuno para evitar esa pérdida de hueso y la movilidad dentaria.

Un control de ambas afecciones permite detectarlas precozmente y evitar problemas que deriven en la pérdida de dientes o en enfermedades sistémicas más graves.

  •  Pérdida de dientes: hasta un 15% de las personas entre los 40 y 45 años, han perdido uno o varios dientes. Esta pérdida afecta tanto a su salud bucodental como a su vida cotidiana, dificultando su apariencia estética, el habla y la masticación.
  • Halitosis: es el desagradable olor bucal, causado por el acúmulo de bacterias en la cavidad bucal, que producen gases malolientes al metabolizar determinadas proteínas de la dieta. Para prevenir su aparición, se debe mantener una higiene bucodental adecuada, que incluya el uso de productos específicos (pastas dentífricas, enjuagues y sprays) así como la higiene interdental y la lingual, además de modificar hábitos como beber mucha agua a lo largo del día y evitando alimentos y bebidas de olor fuerte. Cuando algún paciente sufre halitosis, es muy frecuente que se le recomiende también acudir al otorrinolaringólogo, para descartar cualquier patología de este área.
  • Aftas: comúnmente conocidas como “llagas”, son úlceras o erosiones en la mucosa, redondas y blanquecinas, que son dolorosas. Si no desaparece pasados 15 días y/o que aumenta de tamaño y/o que se extiende por toda la boca, se trata de una lesión diferente en la boca que debe de ser revisada por el odontólogo lo antes posible.
  • Bruxismo: es una de las patologías más frecuente entre los adultos de 40 años, debido al estrés y la ansiedad que sufrimos en nuestro día a día. Los síntomas de esta patología son el cansancio mandibular matutino, cefaleas localizadas en las sienes, dientes sensibles, cansancio general, mal dormir, desgaste del esmalte y movilidad dentaria. Será el odontólogo quién determine el tratamiento , que puede incluir el uso de una férula de descarga y/o sesiones para el control del estrés.

Mantener un buen hábito de higiene bucodental, evitar el tabaco y el consumo de alcohol, y llevar una dieta reducida en azúcares refinados, además de acudir al odontólogo e higienista dental dos veces al año o cuando tenga dolor o una lesión, harán que tengamos una salud bucal óptima a lo largo de toda nuestra vida y minimicemos los efectos de la edad sobre nuestra sonrisa.

Hábitos diarios 19 febrero, 2016

Te puede interesar