Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

Trucos para la llegada del primer diente

Papá, mamá: ante todo, mucha paciencia. Si hasta el momento no conocían lo que era una mala noche, je je je, quién más quién menos pasará alguna con la salida de los primeros dientes. Así que paciencia. Tú no duermes, él tampoco. Dicho esto, he de decir que todo pasa y como bien dice Sabina “nadie se murió por ir sin dormir una noche al currelo”. Creo que él pensaba en pasar la noche de fiesta, pero quedaba bonito, je je je.

La salida de los primeros dientes provoca una serie de molestias en los bebés: mayor irritabilidad, incremento del babeo, mucosidad nasal, pérdida de apetito y trastorno del sueño (esta última consecuencia es compartida). Esto no quiere decir que todos los bebés sufran todos estos síntomas, pero hemos de tenerlos en cuenta y saber cómo afrontarlos.

¿Cuáles son los trucos que podemos aplicar ante la salida de esos primeros dientecillos? Contamos con varios, pero recuerda que siempre has de consultar con tu pediatra. Él mejor que nadie te aconsejará, porque lo que nos funciona a unas madres no siempre sirve para todos. Los truquillos son:

  • Mantener siempre bien limpia la zona bucal. Como consecuencia del aumento del babeo esta zona estará siempre mojada y hemos de evitarlo para prevenir irritaciones.
  • Uso de mordedores. (Ejem…queda de sobra decir que es para los bebés y no para nosotros, je je je. Calma el  dolor de encías, no el de la rabia por no dormir, je je je). Si nuestro bebé pasa de los mordedores, como mi piojo, podemos hacer uso de otros utensilios (bien limpios y que no creen peligro). Lo importante es que puedan morder, eso les relaja.
  • Otra opción es dejarle morder nuestros dedos o manos, eso sí, cuidando la higiene. Sé que no hace falta decirlo, pero es importante recordarlo.
  • Bajo prescripción médica, el paracetamol los aliviará y relajará, permitiéndoles descansar mejor.

Papis, mamis, el truco más importante es mantener la calma. Es una fase por la que hemos de pasar, pero son esas noches sin dormir en las que de pronto tu bebé te regala una sonrisa y tú te olvidas de todo lo demás.