Blog | Cuida tu sonrisa

Salud bucal

¿Tu boca está demasiado seca?

Ya hemos visto que la saliva juega un papel muy importante en la salud de la boca y los dientes. En algunos casos, el organismo no es capaz de producir toda la saliva que necesitamos. Cuando la cantidad de saliva producida disminuye a la mitad o menos (tanto en reposo como en respuesta a estímulos) hablamos de xerostomía o “síndrome de la boca seca”.

La falta continua de saliva puede producir mayor acúmulo de bacterias y con ello inflamación de las encías (gingivitis o si progresa, periodontitis). También puede provocar la aparición de fisuras y úlceras en la lengua y la mucosa oral, así como infección por hongos (candidiasis). Dado que la saliva tiene un papel regulador del pH de la boca, es más frecuente que aparezcan caries.

Además, en casos de boca seca suele darse mal aliento y ardor bucal. También se altera el sentido del gusto, ya que la saliva influye en cómo percibimos los sabores de los alimentos.

La xerostomía aparece de manera más frecuente en personas mayores, debido a que se asocia a ciertos medicamentos y enfermedades que son más comunes a esa edad. Es el caso de los medicamentos antihipertensivos, antidepresivos, antiparkinsonianos o antihistamínicos, la artritis reumatoide o la diabetes entre otros.

Para tratar el síndrome de la boca seca existen fármacos que incrementan la salivación, pero deben usarse siempre bajo prescripción médica. Para paliar la falta de salivación se puede promover la masticación mediante chicles sin azúcar o alimentos como la zanahoria o la manzana. También es muy aconsejable extremar la higiene bucal para prevenir la aparición de infecciones y caries.