Blog | Cuida tu sonrisa

Pequeñas sonrisas

Un viaje por los dientes

El inicio de la erupción de los dientes temporales o dientes de leche tiene lugar aproximadamente a los 6 meses de edad. Los primeros en hacer su aparición suelen ser los dientes centrales inferiores. Poco a poco irán erupcionando los demás siendo a los 30-36 meses de edad cuando se produce la aparición completa de los 20 dientes temporales.

Finalizada la erupción dentaria, los dientes temporales permanecerán en la boca, cumpliendo su función, prácticamente sin cambios, hasta los 6 años momento importante en el que comienza la salida de los dientes permanentes.

Tenemos que tener en cuenta que la erupción dental está influida por factores ambientales y genéticos, y pueden existir amplias variaciones de los tiempos arriba indicados que están dentro de la normalidad. Hay casos en que la erupción se produce de manera precoz o muy retrasada sin que exista ningún problema que lo justifique.

Anatómicamente los dientes se pueden dividir en dos partes: la corona y la raíz. La corona es la parte visible del diente mientras que la raíz es la parte del diente que está en el interior del hueso.

La estructura de los dientes temporales está formada por diferentes tejidos. El primer tejido que encontramos y el único que vemos a simple vista es el esmalte dentario. El esmalte es el tejido más duro que conforma el diente y recubre la totalidad de la corona dental. No presenta vasos sanguíneos ni nervios.  Si seguimos hacia el interior del diente nos encontramos la dentina. Este tejido es menos resistente ya que está formado por pequeños túbulos que se conectan el tejido interno del diente, la pulpa dental. La pulpa aporta la irrigación al diente ya que está formada por el nervio y los vasos sanguíneos. El último tejido que conforma el diente es el cemento y lo encontramos recubriendo a las raíces.

El recambio dentario, sustitución de los dientes temporales por los permanentes, tiene lugar en dos fases. La primera fase tiene lugar entre los 6 y los 8 años, en este periodo se cambian los cuatro incisivos inferiores y los cuatro incisivos superiores. Además, aparecen los primeros molares permanentes, “muela de los 6 años”, en la zona posterior al último molar temporal presente en la boca del niño. La salida de este diente puede pasar inadvertida ya que no va precedida de la caída de ningún diente de leche.

Los incisivos permanentes recién erupcionados presentan un aspecto típico en borde de sierra. El paso del tiempo y el desgaste natural irá disminuyendo el relieve configurando unos bordes más rectos y uniformes.

En la segunda fase de erupción, entre los 9 y 12 años se produce el recambio de los caninos y de los molares temporales.  También tiene lugar la erupción de los segundos molares definitivos, “muelas de los 12 años”, detrás de los primeros molares permanentes e igualmente sin sustituir a ningún diente de leche. Finalizada esta fase nuestro hijo presentará la dentición permanente completa, dientes que deberán estar presentes en su boca durante toda la vida.