Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

La salud bucal se va contigo de viaje

¿Ya estás preparado para las vacaciones de verano? Seas de playa, de montaña o de ciudad, esta es una época ideal para disfrutar de los seres queridos y desconectar de las rutinas… ¡pero no de todas! Y es que es frecuente descuidar la higiene bucal durante viajes y vacaciones, pero este descuido nos puede pasar factura a la vuelta. Por eso, te dejamos unos consejos para que tengas una sonrisa sana y reluciente en todas tus fotos del verano.

La preparación es clave

A la hora de hacer la maleta, es fundamental incluir todo lo que necesitas para seguir cuidando de tu salud bucal. Estos son los productos más importantes:

  • Un kit dental formato viaje para llevar siempre en el bolso, fundamental cuando comemos o cenamos fuera de casa. Recuerda que puedes buscar una pasta dentífrica y cepillo de dientes adaptados a tus necesidades (encías delicadas, blanqueante…).
  • Un producto de higiene interdental. Puedes escoger entre hilo, seda, cinta o cepillo interproximal en función de tu espacio interdental y de tus preferencias.
  • Si vas a estar más de unos pocos días, también conviene que tengas a mano un cepillo y pasta dentífrica de tamaño normal para el cuarto de baño del hotel o apartamento.
  • Por último, para reforzar tu higiene bucal y asegurarte de tener un aliento siempre fresco, incluye en el neceser un enjuague bucal formato viaje.

Manteniendo las rutinas

La constancia es fundamental para una buena higiene bucal. Si has preparado bien tu maleta, seguir cepillándote los dientes después de cada comida no te supondrá un problema. Recuerda que el cepillado de dientes antes de acostarse es el más importante, puesto que durante la noche las bacterias tienen más tiempo para acumularse y actuar dañando la superficie de los dientes.

Si tienes miedo de olvidarte del cepillado debido a los cambios de horarios y costumbres, puedes programar una alarma en el móvil para que suene tres veces al día.

No podemos olvidarnos tampoco de los más pequeños de la casa: si viajas con niños, es un buen momento para cepillarte los dientes con ellos y enseñarles desde el principio que la salud bucal no se va de vacaciones.

Si normalmente usas cepillos eléctricos y te has pasado al manual durante las vacaciones, es buena idea darle un repaso a tu técnica de cepillado. ¡Échale un vistazo a este vídeo!

La alimentación también es importante

Somos lo que comemos, y el caso de los dientes no es una excepción. Estos son algunos de los alimentos que te ayudarán a lucir una sonrisa impecable este verano:

  • El más importante no es un alimento, sino una bebida: el agua. El incremento de las temperaturas favorece la deshidratación, y esto afecta directamente a tu salud bucal. Y es que si no estamos bien hidratados, no producimos la suficiente saliva como para que esta cumpla sus funciones antibacterianas y protectoras.
  • Las frutas de verano, como la sandía y el melón, son beneficiosas por su alto contenido en agua. Además de hidratarnos, ayudan a producir una mayor salivación y por tanto a mantener la boca más limpia.
  • Mariscos y pescados. Debido a su contenido en flúor y Omega3, son beneficiosos para la salud bucal.
  • Los lácteos y otros alimentos ricos en calcio también ayudan a fortalecer los dientes. Además, los lácteos contribuyen a incrementar la salivación.

Durante esta época es importante tener especial cuidado con los alimentos y bebidas fríos, ya que pueden desencadenar la sensibilidad dental. Y al igual que el resto del año, no debemos olvidar que algunas bebidas como el café o el vino tinto pueden contribuir a la aparición de manchas en los dientes.

Después de disfrutar de las vacaciones, el otoño es un buen momento para renovar el cepillo de dientes y hacer la visita anual al dentista. ¡Listo para afrontar la vuelta al trabajo con una sonrisa!