Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

Las dichosas muelas del juicio

Aunque los primeros dientes definitivos salen entre los 5 y los 7 años de edad, no tenemos todas las piezas dentales hasta mucho más tarde.Y es que los terceros molares o cordales aparecen entre a partir de los18 años de edad, cuando ya somos adultos responsables: de ahí el nombre de “muelas del juicio”.

Según datos de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial, las muelas del juicio causan problemas nada menos que a dos tercios de la población. Estos son algunos de los más frecuentes:

  • Falta de espacio: la muela no tiene espacio para crecer dentro del maxilar. Por eso, al crecer empuja y desalinea los dientes ya existentes. Además de problemas de oclusión, esta situación puede provocar dolor dental.
  • Muelas que crecen en sentido horizontal,imposibilitando su salida a la cavidad bucal.
  • Muelas atrapadas parcialmente: parte de la corona de la muela está tapada por la encía. En este caso es frecuente la aparición de infección (pericoronitis), ya que los restos de alimentos se acumulan en la bolsa formada alrededor de la muela.
  • Molares totalmente retenidos: las muelas están completamente cubiertas por tejidos blandos y/o hueso maxilar, por lo que no aparecen en la boca.
  • En algunas ocasiones pueden llegar a formarse quistes o tumores alrededor del molar atrapado, que requieren una intervención quirúrgica.

Para evitar que los problemas de las muelas del juicio se compliquen, es importante acudir al dentista lo antes posible. Este profesional podrá evaluar la situación y recomendar el tratamiento más adecuado (antibióticos, extracción de la pieza, etc). Acudir a revisiones periódicas nos permitirá controlar su desarrollo y asegurarnos de que las muelas del juicio nos hacen sufrir lo menos posible.