el blog

Cuida

tu

sonrisa

¿Por qué una limpieza profesional si ya me cuido en casa?

 

 

-Muy bien, parece que no tienes ningún problema bucal, no hay caries, ni inflamación gingival, aún así te recomiendo que te hagas una limpieza profesional.

-Pero Doctor, yo ya me cuido en casa, me cepillo después de cada comida, me paso la seda dental y uso enjuague bucal… ¿Por qué debo hacérmela entonces?…

Si ya llevamos una correcta higiene diaria ¿porqué una limpieza profesional? ¡Pues se trata simplemente de una cuestión de tamaño!

Un cepillo dental, ya sea manual o eléctrico, por muy finos que tenga los filamentos no puede acceder bien a los espacios donde se suele acumular la placa bacteriana. En este sentido el hilo te ayuda un poco más a eliminar los restos de comida y placa, sobretodo de entre los dientes, pero aun así siempre algo queda puesto que no somos eficaces al 100% y el sarro, o cálculo, se va acumulando, y  aunque el enjuague bucal nos ayuda químicamente a eliminar más profundamente el biofilm, prevenir la caries o refrescar nuestro aliento, no es suficiente. Por todo esto es importante la limpieza profesional.

La tartrectomía (limpieza profesional clínica) al realizarse mediante instrumentos que usan un sistema ultrasónico, además de acceder mejor al fondo del surco gingival por su forma puntiaguda, fina y afilada, rompe el sarro calcificado o cálculo gracias a las ondas ultrasónicas de alta frecuencia, y a la vez realiza un lavado con agua a presión que ayuda a sacar todos los restos de cálculo de entre las encías.

Además no nos olvidamos del resto de la superficie del diente, por lo que se pulen las coronas, que es la parte que vemos de los dientes, para eliminar sobre todo las manchas amarillentas o marrones como las que produce el café o el tabaco y después se cepillan bien todas las caras de los dientes con unos cepillos especialmente indicados para ello junto con una pasta profiláctica.

Como puedes ver, los dientes son bastante más pequeños de lo que parecen, y necesitan que al menos dos veces al año le demos un mantenimiento profesional que elimine lo que, por cuestiones milimétricas, no conseguimos en casa. Aunque no hay que olvidar que cuanto mejor sea tu cuidado diario, menos durará la visita al higienista para la limpieza.

Realmente en esto se basa el asegurar la vida dental de las personas, en el tiempo que le dediques al cuidado de tu boca, porque debemos tener presentes que por muy bien que esté hecha la tartrectomía si después no lo mantienes en casa, los problemas gingivales y el acumulo de sarro volverán a aparecer. Y lo más importante, los dientes son tuyos, eres tú quien los usas para comer, hablar, expresarte… por tanto debes ser tú quien cuide la salud de estos a diario. ¡No dejes de preocuparte por ellos! En el futuro te lo agradecerán manteniéndose sanos para que sigas saboreando los placeres de esta vida.

Hábitos diarios 30 septiembre, 2014

Te puede interesar