Blog | Cuida tu sonrisa

Hábitos diarios

Otra forma de prevención bucal: Una alimentación sana

Además de la higiene bucal, existen más factores que influyen en la salud de nuestra boca, y la alimentación es una de las más importantes.

Todo lo que consumimos afecta a nuestra salud general y, por supuesto, también a nuestros dientes y encías. Por ejemplo, algunos alimentos y bebidas con gas o con azúcares añadidos incrementa el riesgo de sufrir caries, sin en cambio, algunos alimentos y bebidas ácidas erosionan nuestros dientes.

El contacto del azúcar con las bacterias que se encuentran en la boca provoca la creación de unos ácidos que atacan a los dientes. Es muy importante consultar el etiquetado de los productos que adquirimos y evitar aquellos con azúcar añadido, ya que son los más perjudiciales.

Una alimentación sana nos ayuda a tener una boca saludable.

Una buena limpieza junto a una buena nutrición aportará a nuestros dientes y encías todo lo necesario para evitar patologías bucales.

Si seguimos una dieta rica en nutrientes, la probabilidad de sufrir enfermedades orales se reducirá sensiblemente.

Pero ¿cuáles son los nutrientes más importantes para la salud de nuestros dientes?

    • Calcio. El calcio favorece el desarrollo de unos huesos y dientes fuertes en su periodo de formación.
    • Vitamina C. Nos ayuda a mantener unas encías sanas. Algunos alimentos que la contienen son las fresas, los albaricoques, los limones, las naranjas, los tomates y las coles de Bruselas.
    • Vitamina D. Ayuda a fortalecer los dientes durante el periodo de formación.
    • Frutas y verduras. La fruta y la verduras deben ser parte esencial de nuestra alimentación. La sandia y el melón gracias a su alto contenido en agua aumenta la salivación, los cítricos gracias a su vitamina C ayuda a regenerar el colágeno de las encías….

¿Qué alimentos debemos evitar?

En general, todos los productos con azúcares añadidos deben ser evitados: refrescos, zumos industriales, bollería industrial, etc. Revisa el etiquetado de los alimentos que vas a comprar y evita aquellos con gran cantidad de azúcar.

Además, es importante moderar el consumo de algunas sustancias que pueden dañar y manchar el esmalte de nuestros dientes, como el tabaco, el vino tinto, el café o algunos alimentos con colorantes artificiales.

Comer sano y llevar a cabo una buena higiene bucal después de cada comida, ¡es fundamental para una boca sana!