Blog | Cuida tu sonrisa

Salud bucal

¡Socorro, tengo que ir al dentista!

¿Pensar en la silla del dentista te da escalofríos? ¡No estás solo! Según los datos de la OMS, hasta un 15% de los adultos sufren odontofobia o pánico extremo al dentista. Pero hasta un 90% de la población experimenta cierta ansiedad o intranquilidad ante las visitas al odontólogo.

El resultado es que solamente un 48% de los españoles acuden con regularidad al dentista. La falta de revisiones periódicas hace que se tarde más en detectar problemas como la caries o la gingivitis, por lo que estos se agravan y su solución se vuelve más difícil. Al final, cuando no queda más remedio que pasar por el dentista, acabamos pasándolo peor… y teniendo que invertir más dinero.

Para disfrutar de una sonrisa sana y feliz, el dentista es tu aliado. Por eso, hoy te damos algunas pautas para superar el miedo o la ansiedad ante este profesional:

  • Paradójicamente, uno de los mejores remedios contra el miedo al dentista es… ¡ir más al dentista! Y es que este miedo procede de que asociamos las visitas con dolor y experiencias desagradables. Una simple revisión o limpieza no son dolorosas y te ayudarán a romper con esta asociación mental.
  • La comunicación es muy importante para que puedas tener una relación de confianza con tu dentista. No dudes en preguntarle todas las dudas, miedos e inquietudes que te surjan.
  • En casos de odontofobia se puede aplicar una dosis mayor de anestesia o esperar más tiempo a que haga efecto. Una vez más: ¡pregunta a tu dentista!
  • Para mitigar la ansiedad a la hora de aplicar un tratamiento puedes escuchar música, apretar una pelota antiestrés o recurrir a técnicas de visualización. ¡Verás como todo ha terminado antes de lo que esperas!